Un 'finde' txirrindulari redondo

En racha . Murgiondo es campeón de Euskadi de ruta sub23 y subcampeón de Gipuzkoa contrarreloj. / ALOÑA
En racha . Murgiondo es campeón de Euskadi de ruta sub23 y subcampeón de Gipuzkoa contrarreloj. / ALOÑA

Al campeonato de Euskadi de Murgiondo se sumó un repóker de podios de la cantera | Los cadetes Casais y Erostarbe, subcampeones de Gipuzkoa, mientras, en escolares, Madina y Beristain despidieron el curso en plena forma

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

«Hemos vivido un fin de semana inolvidable, en el que Oñati ha estado en lo más alto del ciclismo guipuzcoano. Ha sido muy especial para todos los que conformamos la directiva del Aloña. El campeonato de Euskadi de ruta sub23 logrado por Xabi Murgiondo en Zestoa cruzando la meta de la mano de su compañero Unai Cuadrado ha sido un alegrón, por todo lo que está trabajando Xabi y lo gran persona y ciclista que es. Tiene 19 años y se está batiendo el cobre con aficionados mucho más curtidos demostrando la clase que tiene. En una semana ha conquistado dos títulos, subcampeón de Gipuzkoa contrarreloj y campeón de Euskadi de ruta» explica un todavía exultante Ruper Arkauz

Y si esa victoria del oñatiarra del Ampo la sienten como propia en el seno del Aloña, qué decir tiene del repóker de podios con el que completaron un fin de semana histórico. «Al campeonato de Euskadi de Xabi hay que sumar los dos subcampeonatos de Gipuzkoa cadete logrados por Danel Casais y Aimar Erostarbe. Danel fue segundo en línea en Zestoa y tercero en contrarreloj en Bergara, mientras que Aimar logró el subcampeonato contra el controno y la tercera plaza en la prueba de línea. Además sus compañeros de filas Haritz Torres (8), Unai Cueva (12), Aitor Altube (20) y Unax Arregi (35) contribuyeron a que el Aloña conquistara también un tercer podio por equipos, que siempre es un galardón con mucho fondo, un reconocimiento con mucho valor para un club ciclista».

Y para redondear la faena, en la última prueba de escolares disputada en Urretxu, el infantil Aimar Madina fue segundo, y el alevín Alex Beristain, txapeldun. Solo faltaban los juveniles para hacer pleno, y Gaizka Maiztegi, cubrió en cierta manera ese hueco logrando el premio a la combatividad en Eibar.

Fue el guión ideal para despedir la temporada de la escuela ciclista, y poner en valor también el trabajo de los más jovencitos de la cantera rojilla. «Ha sido todo un orgullo y un placer haber contribuido en la formación de estos corredores», sentenciaban desde la directiva.

Mientras los escolares aparcan la competición con el fin de curso, los más mayorcitos seguirán aún al pie del cañón. Los cadetes seguirán rodando hasta julio y los juveniles hasta septiembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos