Fiesta, folklore y tradición al son del Corpus

Actuación especial. Los dantzaris de Oñatz ofrecieron ayer las 'Korpus Dantzak' a los participantes en el 30 congreso del IISJ. / MARIAN
Actuación especial. Los dantzaris de Oñatz ofrecieron ayer las 'Korpus Dantzak' a los participantes en el 30 congreso del IISJ. / MARIAN

Citas infantiles, música y deporte animan hoy la víspera con los dantzaris hilvanando el guion de la fiesta | Máscaras y pasos despiertan de su letargo para una procesión con cinco siglos de historia

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Las castañuelas de los dan-tzaris resuenan ya en cada rincón como preludio de una de las jornadas más especiales del año. Mañana es el día grande por excelencia con la puesta en escena de la procesión, pero hoy las calles ya vibran al son del Corpus. La tradición, la religiosidad y el folklore de mañana suelen estar precedidas por citas infantiles, deportivas y musicales, y hoy no será una excepción, con los dantzaris hilvanando con sus zortzikos y banakos un intenso fin de semana.

El peregrinaje de Oñatz por las calles se iniciará a las 9.00 en la plaza, pero las representaciones no descansarán hasta el atardecer. Mientras los dantzaris escenifican el repertorio de danzas de la festividad por los barrios, Txopekua acogerá, desde las 10.30, el campeonato de tiro al plato, y en la plaza (12.00) los escolares disfrutarán de carreras infantiles. La pelota también tiene su espacio en la programación, a partir de las 16.30 horas, con las finales cadetes, juveniles y sénior del Cuenca del Deba en Zubikoa. Tres parejas oñatiarras optan al título. En cadetes, la txapela se queda seguro en casa, ya que habrá duelo rojillo: Garitano y Galdos, contra Ugarte y Loiti. En juveniles, Pérez y Erle (Aloña) se medirán a Etxezarreta y Marquez (Bergara), mientras que la final sénior enfrentará a Atxotegi e Irureta (Soraluze) contra Etxaniz y Gartzia (Bergara).

El relevo pasará a las 18.00 a la carrera femenina del cross de la víspera de Corpus, con la cita masculina una hora después. Antes, a las 18.00, el público infantil podrá disfrutar de montaje teatral 'Historias de un baúl' en la plaza de Portu. La compañía Trotamundos ofrecerá acrobacias, música, malabares con pelotas y hula hops en una obra que fusiona teatro y circo en una puesta en escena dinámica y divertida para toda la familia.

El maratón de citas continúa en Santa Ana (19.00) con los coros escolares ofreciendo el recital 'Afrika kantari'. El relevo pasará al atardecer a la banda de música, otra de las protagonistas del fin de semana. Hoy vestirá de melodías las calles a las 20.00; mañana, al igual que los txistularis, saldrá en la procesión, y tras el desfile, a las 13.30 horas, ofrecerá el tradicional concierto de Corpus en la plaza, y como colofón los bailables vespertinos. Una intensa agenda para un potente fin de semana que despedirá el sábado con disco festa con Nemux.

Lo cierto es que la festividad ha trascendido lo religioso, para convertirse en reclamo turístico y fiesta de guardar para muchos foráneos. De puertas para adentro sigue siendo un día de oñatiarrismo. Una jornada de procesión, aperitivo y comida familiar. El aroma de los orlis, se funde con el de los juncos, y el repicar de castañuelas comparte protagonismo con las campanas. Para los más jóvenes lo mejor será la juerga de esta noche. Oñatiarras y foráneos disfrutarán de todo un clásico del calendario festivo local , con la competencia este año de los sanjuanes arrasatearras.

Idiosincrasia propia

Mañana es el día grande por excelencia con la puesta en escena de la procesión y los santos cobrando vida al son de las castañuelas. Los trajes, máscaras y pasos despertarán de un letargo de doce meses para revivir una tradición que se remonta cinco siglos en la historia de Oñati. Los historiadores destacan que en sus orígenes fue una modesta fiesta medieval que a partir del siglo XVI se convirtió en una de las más importantes de la liturgia católica. La procesión, como en otros lugares, se componía, además de los pasos de las imágenes, de escenificaciones, músicos, bailarines, cofradías, gremios, autoridades civiles y religiosas... y todo ello sazonado del sentido de la coreografía tan característico del barroco. No es, pues, según los especialistas, el Corpus una exposición inerte de temas, sino una representación teatral. Y Oñati es una de las pocas localidades que mantienen una versión algo depurada de aquella tramoya. Los intentos de suprimir los elementos no estrictamente religiosos no prosperaron, y la Cofradía del Santísimo Sacramento y los dantzaris mantuvieron la singularidad del desfile oñatiarra, reconocido por su interés etnográfico. Un ritual que sigue aunando sensibilidades y que mañana vestirá de gala las calles alfombradas con juncos o 'ixaak'.

Más