El festival Argi y el cine-club acercan con 'Una entre todos' a la fotoperiodista Joana Biarnés

Joana superó los prejucios de la época y triunfó como fotoperiodista/
Joana superó los prejucios de la época y triunfó como fotoperiodista

M.G. OÑATI.

El festival bienal de fotografía Argi afronta su recta final haciendo un guiño hoy, en colaboración con el cine-club, a la primera fotoperiodista del estado, Joana Biarnés, fallecida en diciembre.

A partir de las 20.00 proyectarán el documental 'Una entre todos', un retrato íntimo y único de una mujerque trabajó en un mundo de hombres, superó los prejuicios de su época y triunfó en su profesión, conoció e inmortalizó a las grandes personalidades históricas.

Se coló en la suite de los Beatles, engañó a Roman Polanski, fue fotógrafa de Raphael, escogió el vestido de Massiel para Eurovisión y Clint Eastwood besó sus labios. Fue amiga de Xavier Cugat, Joan Manuel Serrat, la Duquesa de Alba, Fernando Rey, el Cordobés, Lola Flores, Salvador Dalí...

Esta es la desconocida vida y obra de Joana Biarnés, recuperada gracias al descubrimiento ya en el siglo XXI de las impresionantes imágenes con las que la entonces joven fotógrafa inmortalizó las terribles inundaciones del Vallès en 1962. Una pionera que rompió moldes, triunfó y, cuando pudo convertirse en leyenda, desapareció.

En los años ochenta dejó la fotografía desencantada por cómo evolucionaba el sector, y durante 20 años cambió el objetivo a por los fogones (abrió un restaurante en Ibiza). Quedó en el olvido, pero el documental que hoy podrá verse en Kultur Etxea, exposiciones, libros, artículos y entrevistas han recuperado su figura, y puesto en su lugar a una fotoperiodista que empezó a trabajar en el mundo de la fotografía para ayudar a su padre que fotografiaba partidos de fútbol.

Rompió tabúes, y consiguió imponerse como profesional pese al rechazo que generaba una mujer haciendo esta tarea, tradicionalmente masculina. Hace un año, todavía recordaba que cuando llegaba a muchos actos le preguntaban «¿Dónde está el fotógrafo?»; y apuntaba que se tuvo que ganar su prestigio con un plus de esfuerzo.

Estudió periodismo, pero nadie quería contratarla para hacer un trabajo que tradicionalmente estaba reservado a los hombres. Por eso se dedicó durante algún tiempo a la fotografía publicitaria y a la fotografía de moda. Lo primero que publicó en prensa fueron un reportaje sobre la gran riada del Vallès de 1962, lo que le valió para que la reclutasen para el diario Pueblo, donde la fotografía tenía un papel muy relevante, en un tiempo en qué la televisión todavía no conseguir hacer llegar imágenes al público de forma muy directa. Fue la primera fotógrafa contratada por un diario, una fotoperiodista para la historia.