A disfrutar del Tour a pie de puerto

Animar y disfrutar. La excursión al Tour es ya un clásico con 27 años de trayectoria./
Animar y disfrutar. La excursión al Tour es ya un clásico con 27 años de trayectoria.

Más de 70 oñatiarras parten hoy rumbo a la 'grande boucle' a ver las etapas pirenaicas | Este año han ampliado el plan habitual para poder estar en tres etapas, con la del viernes en el Tourmalet como plato fuerte ya que podría dictar sentencia

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Todo está preparado, las viandas, las parrillas, las bebidas, las trikitixas... hasta habrá la oportunidad de dormir en apartamentos, en vez de en tiendas de campaña. Hoy a las 14.30 horas más de 70 incondicionales oñatiarras del Tour de Francia, parten rumbo a la 'grande boucle' en un autobús y varios vehículos a disfrutar de las etapas pirenaicas.

Todo un clásico del mes de julio, que este año llega con retraso al haber arrancando la célebre carrera una semana más tarde para evitar coincidir durante muchos días con el Mundial de fútbol. Esa circunstancia y el hecho de que en vez de dos días la excursión sea de tres, ha hecho que algunos hayan adelantando sus vacaciones y empiecen a disfrutarlas desde hoy mismo aunando pasión txirrindulari, gastronomía y camaradería. Otros simplemente han cogido unos días libres, mientras los más veteranos y los estudiantes no tienen ese problema. Eso sí, todos están deseando ya contagiarse del ambiente txirrindulari único que se vive en el Tour. Una fecha que muchos marcan en rojo en el calendario.

Será la 27 edición de la excursión txirrindulari que al amparo de las peñas ciclistas, tiene su sede operativa en Lizarralde Kirolak. La expedición oñatiarra verá las etapas 17, 18 y 19, que prometen una apasionante lucha por ver quién viste el maillot amarillo el domingo en los Campos Elíseos de París.

Etapas decisivas

La etapa de mañana (Bagnères-de-Luchon-Saint Lary Soulan), cuenta la mayor cima del Tour de esta edición: 2.215 metros de altura se alcanzarán en Col du Portet. Será la etapa en línea más corta en algo más de 30 años, un formato dinámico y súper explosivo orientado a dar espectáculo. De los 65 kilómetros que tiene la etapa, los corredores se pasarán más de 38 kilómetros en ascensiones que comienzan nada más empezar con el Peyragudes, luego Val Louron Azet, con 7,4 kilómetros de subida al 8,3% de desnivel medio, y por último el Portet, una ascensión durísima con 16 kilómetros al 8,7% de media.

El jueves la 18 etapa , Trie-sur-Baïse - Pau propondrá un intermedio en la secuencia pirenaica, brindando a los velocistas la oportunidad de retomar la actividad. Al menos a los que todavía puedan hacerlo tras dos días en la montaña. Y teniendo en cuenta que el viernes el Tour 2018 podría decidirse entre Lourdes y Laruns tras atravesar algunas de las cimas más míticas del Tour (Col d 'Aspin, Col del Tourmalet y el encadenado Bordères y Aubisque). 4.700 metros de desnivel en 200 kilómetros a dos días de llegar París, pueden dictar sentencia y la afición oñatiarra estará a pie de puerto, nada menos que en el Tourmalet.

El objetivo un año más es animar y disfrutar de un ambiente txirrindulari único, primero en Val Louron, un lugar muy especial para la expedición oñatiarra, ya que esa fue la sede la primera salida hace ya 27 años cuando Miguel Indurain pasó de ser gregario de lujo de Perico Delgado a enfundarse el maillot amarillo en un Tour para la historia.

Aquella salida de un solo día caló y evolucionó tanto, que hace una década hubo que limitar el número de plazas. Hoy, empieza una nueva aventura que dará para muchas batallitas, aderezadas con un ingrediente esencial: la pasión por el ciclismo y en particular por el Tour.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos