Una década de trabajo tras recoger el relevo de Makalena

Hace 42 años, en 1977, los animosos jóvenes de la sociedad Makalena decidieron involucrarse en la organización de las Euskal Jaiak que en el marco de las fiestas patronales iban a celebrarse con la puesta en escena de un teatro popular.

Fue el principio de una exitosa «carrera escénica» que duró seis años y dio a luz a otras tantas obras ('Herri ezteia', 'Kondearena 1500', 'Unibertsitatea 1760', 'Oñati Gipuzkoan 1845', Txomin Agirreren 'Garoa' 1912, y 'Buztinzurietako Amaia'), todas en el marco de la celebración del Herri Eguna y con el objeto de dar a conocer a los oñatiarras hechos históricos y aspectos de la cultura y la vida local de otras épocas.

La última función fue en 1984. La edad, el cansancio y la progresiva profesionalización de las fiestas fueran algunas de las razones esgrimidas. Los tiempos cambian y las fiestas también y aquellos veinteañeros pasaron a tener obligaciones: familia, trabajo etc.

Dos décadas después, en 2002, coincidiendo con el 25 aniversario del Herri Eguna, Makalena decidió volver a subirse a los escenarios representando 'Anexiñua oñatiarrez'. Fue un éxito que dejó un excelente sabor de boca entre sus miembros, que en 2009 fundaron la asociación Olaitturri para potenciar la historia y el euskera local en los escenarios.

Esta tercera etapa cumple este año una década y Olaitturri ha decidido celebrarlo organizando en septiembre una quincena cultural en torno al convenio de Oñati que en 1838 dio a lugar al luego popular Abrazo de Bergara.