«No hemos creado alarma, solo hemos alertado de las consecuencias de la nueva ordenanza de bares»

El PNV rechaza las acusaciones del equipo de gobierno de EH Bildu y las considera «muy graves»

M.G. OÑATI.

La nueva ordenanza de bares sigue dando que hablar y eso que su rodaje no ha hecho más que empezar. El grupo municipal del PNV replicó ayer al gobierno municipal de EH Bildu, tras la respuesta de éste a los jeltzales. Así pues, la controversia continúa.

Desde el PNV explican que «para evitar polémicas estériles, no solemos responder habitualmente a las críticas del equipo de gobierno de EH Bildu o su entorno. No obstante, las graves acusaciones vertidas sobre la ordenanza de bares, exigen una réplica».

Así en una nota rechazan las acusaciones del equipo de gobierno de «intentar crear alarma y confusión en la ciudadanía mediante afirmaciones falsas e incorrecciones» y aseguran que «lo que hemos hecho es advertir y alertar del retroceso que supondría la aprobación (con la mayoría absoluta de EH Bildu) de la nueva ordenanza en los términos redactados por el gobierno y que se presentaron en la comisión de urbanismo el pasado 7 de junio».

Dejan claro que «alertar no es alarmar sino prevenir a la ciudadanía afectada de las consecuencias que acarrearía, especialmente, a las y los residentes de la zona de Kale-zaharra y su entorno para que puedan defenderse». Y vuelven a incidir en que «el gobierno municipal no ha puesto en marcha un proceso participativo previo, las personas especialmente afectadas no han sido informadas, no conocen el texto de la ordenanza propuesta» aclaran.

Los jeltzales consideran «muy grave que EH Bildu, que presume de apostar por la participación y la colaboración ciudadana, haya dejado de lado a las personas que sufren el problema de los ruidos nocturnos, y ahora les invite 'a realizar aportaciones a la futura ordenanza que regulará las actividades de hostelería' dándoles sólo 15 días hábiles para presentarlas a través de la página web municipal. ¿A qué 'futura ordenanza' van a hacer aportaciones si no se les ha presentado con antelación el texto de la propuesta de modificación?» critican.

Igual de grave les parece a los ediles del PNV que «ante nuestra argumentación, la respuesta del gobierno se base única y exclusivamente en atacar a nuestro partido y acusarlo de falsedades, en vez de dar las explicaciones pertinentes al porqué de su propuesta de ordenanza».

Dos legislaturas esperando

Al respecto recuerdan que «elimina el control automático y directo de ruidos desde los servicios municipales, lo que supone retroceder al sistema de control 1993, lo que obligará a las y los vecinos a seguir denunciando ante la Ertzaintza cuando actualmente existen sistemas automáticos que evitan esta indefensión».

Los jeltzales explican en su réplica que «las personas afectadas llevan ya dos legislaturas esperando una respuesta por parte del gobierno de EH Bildu y al parecer, en vez de atenderlas a ellas, el gobierno prefiere centrarse en atacar duramente a la oposición por matizaciones que además, no influyen ni tienen nada que ver con el problema real, ignorado, una vez más, por EH Bildu». Desde el PNV creen «que el gobierno debería de dejar de gastar sus energías en culpabilizarnos, atacarnos y dañarnos con el único propósito de ocultar su mala gestión» y «centrar sus esfuerzos en escuchar a las personas afectadas, realizando una modificación de la ordenanza que dé respuesta al actual problema».

Inciden en que «hay personas que se ven privadas del derecho al descanso» y es necesario atender sus reivindicaciones y dar una salida a esa situación. Es responsabilidad del Ayuntamiento resolver este problema» concluyen .

 

Fotos

Vídeos