Codillos y cerveza animan a hacer piña con la gran familia deportiva del Aloña

La feria es excusa para comer y brindar en familia o con amigos.
/MARIAN
La feria es excusa para comer y brindar en familia o con amigos. / MARIAN

Las distintas secciones del club arriman el hombro relevándose en la barra y en la cocina de la gran carpa

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La veraniega 'Oktoberfest' txantxikuarra ya está aquí. Hace doce años ya que los codillos, la cerveza y el sentimiento de unión y apoyo al club deportivo Aloña Mendi caminan juntos. Aquel ilusionante reto de poner a trabajar juntas, en un ambiente festivo, a las catorce secciones que entonces tenía el club para hacer piña entorno al Aloña, ambientar Oñati, y «alegrar» las arcas de la entidad deportiva, es ya un clásico del mes de julio. La cita cervecera y gastronómica se ha convertido en espacio para la reunión, el encuentro y la fiesta que aglutina celebración y sentimiento rojillo.

La cuenta atrás comenzó el martes, con la instalación de la carpa de 525 m2. Más de 2.000 litros de cerveza, 1.200 codillos, 800 muslos de pollo, 800 salchichas de cada especialidad y deliciosos postres llenan ya la despensa de la feria que se celebrará hasta el domingo en el antiguo parking de la plaza. Todo está preparado.

Organiza
La junta general del Aloña que agrupa a las 15 secciones deportivas del Aloña.
Horario
Hoy y mañana de 19.00 a 01.00; sábado de 12.00 a 2.00 horas y domingo de 12.00 a 23.00 .
Ubicación
La carpa de 525 metros cuadrados está instalada en el antiguo parking de la plaza.
Cervezas
Se servirán una decena de especialidades distintas.
Gastronomía
Codillo, salchichas, muslos de pollo y postres.

A partir de esta tarde toca convocatoria pero no es para afrontar ningún partido. Deportistas y colaboradores se ponen a trabajar detrás de la barra, en la cocina, los fogones, limpiando mesas... e invitan a la gente a disfrutar y brindar por el Aloña. Los primeros en dar el callo serán las secciones de natación y triatlón. Mañana por la mañana les toca turno a las secciones de atletismo y gimnasia rítmica, y por la tarde-noche el testigo pasará al balonmano. El domingo, ciclismo y pelota cubrirán la primera txanda, y fútbol y karate echarán el resto hasta bajar la persiana. Son ya 12 ediciones, y a estas alturas, sí algo esta claro es que prima más la unión y la fiesta en torno al club, que la caja.

«No nos cansamos de decir que una de las cosas más bonitas es sentir lo involucrada que la gente está con el club. Es un encuentro aglutinador», explica el presidente de la junta general Anton Inza, que confiesa no obstante que aprecia «síntomas de cansancio en el seno del club, la temporada es larga y en ocasiones durilla, y la gente acaba cansada». Pese a ello, la feria vuelve a la carga este fin de semana de la mano de la numerosa familia deportiva que es el Aloña.

El club rojillo apuraba ayer los preparativos para que hoy, a las siete de la tarde, arranque la cita cervecera que se prolongará hasta el domingo por la noche. Los visitantes de la gran carpa podrán degustar una decena de cervezas (blancas, rubias, rojas, tostadas y negras...) que seguro agradarán los paladares más exigentes. Despegan cuatro días en torno a la cerveza y gastronomía germana, con la que celebrar junto al Aloña un brindis por el deporte local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos