Ya solo quedan cinco días para que la bajada del txantxiku descorche la alegría, pero en la calles ya se palpita la fiesta, y los niños fueron ayer unos excelentes embajadores de lo que se avecina. El anual redoble de ilusiones infantiles convirtió a los más txikis en los grandes protagonistas de una soleada y animada jornada. 230 niños y niñas de entre 8 y 10 años pasearon su garbo y desparpajo a golpe de palillo, mientras familiares y amigos, cámaras y móviles en mano, les filmaban y fotografiaban. Tamborreros, cantineras, las compañías mixtas de baserritaras, cocineros y chalecos, dantzaris, abanderadas y abanderados, y gastadores atronaron el casco histórico. Cerraban la comitiva niños y niñas disfrazados de indios y vaqueros junto a los txorimalos.

A las cinco de la tarde, decenas de grupos comenzaban a agolparse en Santa Marina con sus batutas, banderas y barriles en mano impacientes a la espera del comienzo del desfile. Emoción, nerviosismo, impaciencia, cualquiera que fuera el sentimiento vivido por los más pequeños de la casa minutos antes de la tamborrada, se tradujo después en un divertido y colorista desfile. Todo un escaparate de emociones y entusiasmo que terminó en la plaza con el alarde final

Tras romper filas, el testigo pasó a los gigantes y cabezudos. Hoy, el maratón de citas del preludio festivo continúa con el certamen internacional de habilidad de perros de pastor (10.30) en Santa Lucía, el concurso de pintura al aire libre por las calles y la ceremonia 'Atsolorra' de bienvenida e imposición de pañuelito a los niños y niñas nacidos desde los pasados sanmigeles (12.00) en el Ayuntamiento. El recital de la banda de música en la plaza (13.00), las citas con los bolos (16.00) y el tiro con arco (17.00) en San Martín, y el concierto que Oñati Abesbatza y la coral Donostiako Mariaren Bihotza en el Monasterior de Bidaurreta (20.00) completan la programación. Entre los cambios de última hora a tener en cuenta, destacar que los partidos del primer campeonato femenino de pelota infantil (11.30) que ha organizado el Aloña, se han trasladado del frontón de la plaza al de Zubikoa. Seis pelotaris, las oñatiarras Oses y Etxegaray, la bergararra Berrocal, la pamplonica Oskoz, y las huarteñas Mendiburu y Salsamendi, se jugarán la txapela.

Oñati sabe a fiesta. La cuenta atrás ha empezado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos