'Bridges' convierte Oñati en un laboratorio de interacción y creación de las artes escénicas

La residencia teatral 'Bridges 2019' reúne hasta el día 29 en Oñati a artistas de distintos países./MARIAN
La residencia teatral 'Bridges 2019' reúne hasta el día 29 en Oñati a artistas de distintos países. / MARIAN

Ilargi Zabaleta ha sido la conexión oñatiarra de la residencia itinerante de la compañía hispano- italiana Residui Teatro Artistas de distintos países combinan formación y experimentación, tendiendo puentes con la comunidad local

MARIAN GONZALEZOÑATI.

El teatro y las artes escénicas son estos días el hilo invisible que teje los proyectos, sueños, ilusiones y emociones de una veintena de artistas que han viajado desde Italia, Grecia, Argentina, Dinamarca, Francia, Canada o Guatemala... a Oñati para acercarse al universo de la creación a través del cuerpo. Hablamos de la residencia itinerante 'Bridges', un laboratorio teatral que de la mano de la compañía hispano italiana Residui, y con la artista india Parvathy Baul como maestra invitada, combinará hasta el día 29 formación y experimentación en Eltzia.

El vivero de cultura, arte, creatividad y dinamización vecinal oñatiarra se ha convertido en el campo base de unos 'campamentos artísticos' que no se entienden sin la interacción con la comunidad que los acoge. Espíritu que hará que durante toda la semana los participantes desarrollen una forma de hacer teatro comunitario que busca implicar e interactuar con los oñatiarras, ya sea en Eltzia, el gaztetxe, Santa Ana, las calles o los bares. Se trata de promover un intercambio y crear espacios de mutuo aprendizaje.

Los datos

¿Qué es 'Bridges'? Un laboratorio teatral residencial itinerante de 10 días (90 horas de formación) que tiende puentes entre las artes escénicas y la comunidad en la que se celebra. Ofrece dos espacios paralelos
uno de investigación intensiva y creación para el actor-bailarín y, otro, de interacción y creación con la comunidad local, este año con los y las oñatiarras.
¿Quién la organiza? Residui Teatro y Centro de Artesanía de las Artes Escénicas de Madrid con el apoyo del Ayuntamiento de Oñati, Eltzia, el Gaztetxe y el Gazteleku, y la colaboración con Irazan Antzerki Gunea y Algaraz Ikuskizunak
Está dirigida por los hispano-italianos Gregorio Amicuzi (teatro físico y dirección) y Viviana Bovino (teatro-danza y canto) y la 'culpable' de que la residencia haya recalado en Oñati es Ilargi Zabaleta, que en la actualidad reside en Madrid, pero mantiene intactos los lazos con la localidad en la que nació, pese a que se mudó de pequeñita a Vitoria.
Participación
La residencia ha reunido a artistas de las artes escénicas de Italia, Greacia, Argentina, España, Dinamarca, Francia, Canadá, Guatemala, Euskadi... Una veintena de intérpretes-creadores dispuestos a disfrutar de un laboratorio intensivo de alta especialización teatral, a través del cual profundizarán diferentes técnicas procedentes de tradiciones teatrales europeas y orientales. Trabajarán percusión corporal, acrobacias, técnicas de teatro-danza, improvisación, manipulación de objetos, dramaturgia colectiva, composición coreográfica y canto, entre otros aspectos,
Programa para la ciudadanía
En sinergia con colectivos locales habrá actuaciones en distintos espacios para visibilizar la presencia de artistas internacionales, e interactuar con la comunidad. El lunes, a las 22.00, ofrecerán una actuación en el gaztetxe, el martes Kultur Etxea albergará (19.00) la proyección de ' De raíces y cielo', y el miércoles (19.00) la artista india Pavarthy Baul ofrcerá un concierto en los jadines de Lazarraga. El jueves, a las 21.30, actuaciones en el Bar Iturri, el viernes (20.00) la obra de teatro 'Apuntes sobre la felicidad' en Santa Ana, y luego (22.00) representaciones en el bar Pako. El domingo, como colofón, espectáculo itinerante por las calles desde las 19.00.

La puesta de largo el jueves al atardecer, fue ya toda una declaración de intenciones, ya que los artistas expusieron los objetivos de la residencia a colectivos socio-culturales oñatiarras. «Queremos crear puentes entre el teatro y vuestra comunidad, ese el significado de 'Bridges' en inglés, y también nuestro 'leit motiv'» explicaron los directores Gregorio Amicuzi y Viviana Bovino.

El laboratorio teatral tiene una duración de 10 días (90 horas de formación) y la 'culpable' de que haya viajado desde la localidad de Vanzago (Italia) a Euskadi, es Ilargi Zabaleta. Esta joven actriz de 21 años que desde hace cuatro años vive volcada en su sueño de ser artista en Madrid, nació en Oñati, y pese a que con cinco añitos la familia se mudó a Vitoria, siempre se ha reivindicado como oñatiarra.

Ilargi asistió a la residencia teatral celebrada el año pasado en Milán y no dudó en recoger el capote que le lanzaron los responsables de Residui cuando propusieron celebrar la cuarta edición en Euskadi. Ella está siendo la anfitriona y el enlace con la comunidad txantxikuarra, en una residencia que concibe como un regalo para ella y para el municipio.

Intensivo y creativo

Por las mañanas, el 'planing' es llevar a cabo a ejercicios en contacto con la naturaleza, practicando técnicas del yoga, teatro-físico, danza y canto; mientras que, en sala, realizarán trabajos sobre el texto y la práctica de técnicas de teatro-danza. Por las tardes, la idea es desarrollar un trabajo más creativo, utilizando técnicas de improvisación teatral, manipulación de objetos, dramaturgia colectiva, composición coreográfica y canto. Es un maratoniano taller de formación y aprendizaje, que ofrece dos espacios paralelos: uno de investigación intensiva y creación para el actor-bailarín y, otro, de interacción entre las y los artistas y los oñatiarras.

Ilargi disfrutó y aprendió mucho el año pasado en Italia y no quiso dejar escapar la oportunidad de traer el laboratorio a Oñati. Considera que es una forma diferente de hacer teatro, con la comunidad, con las personas y con un objetivo más social y, sobre todo, más allá de lo comercial. Concibe la interpretación como algo catártico, una forma de que tanto el actor como el espectador exploren y descubran cosas nuevas sobre sí mismos y el entorno que les rodea, y la filosofía de Residui se le ajustaba como anillo al dedo.

Este año el tema principal del trabajo artístico serán las fronteras. Euskadi es por naturaleza geográfica, política y cultural un contexto de fronteras, y los artistas reflexionarán en torno a ello desde distintas perspectivas. 'Bridges' ya ha iniciado su crucero artístico en Oñati con un buen número de escalas programadas y otras que podrían ir gestándose los próximos días .

Así, el próximo lunes, a las 22.00, habrá actuaciones en el gaztetxe; y el martes se proyectará 'De raíces y cielo' en Kultur Etxea, una aproximación visual al trabajo de Residui Teatro. El miércoles será el turno de uno de los platos fuertes de la programación con la actuación de Parvath Baul en los jardines de Lazarraga dentro del programa estival 'Kalean'. El jueves (21.30) actuaciones en el Bar Iturri y el viernes (22.00) en el bar Pako, tras la representación de la obra 'Apuntes sobre la felicidad' en Santa Ana.

El broche de oro a la residencia artística comunitaria lo podrá el domingo 28 un espectáculo itinerante fruto del trabajo que se realice esta semana.

Se trata de crear sinergias con la comunidad oñatiarra y visibilizar la presencia de los artistas internacionacionales creando puentes artísticos y culturales.