El mes 'más bigotudo' interpela al género masculino a la prevención

En 2017 el premio al bigote más original se lo llevó Kotxan. / NATXO
En 2017 el premio al bigote más original se lo llevó Kotxan. / NATXO

La campaña Movember insiste en la necesidad de acudir a revisiones periódicas para vigilar la salud prostática y testicular |

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La penúltima hoja del calendario se estrenó el jueves y eso ha hecho que una pelusilla en forma de bigote empiece a brotar en la cara de un buen número de oñatiarras. Con noviembre, arranca también 'Movember' y los bigotes se vuelven solidarios gracias a una campaña que busca«cambiarle la cara a la salud del hombre».

«La sociedad en general está sensibilizada de la importancia de la prevención en determinados tipos de cáncer, como puede ser el de mama. En cambio, todavía hay ciertos tabúes con el cáncer de testículos o el de próstata. Es necesario concienciar a los hombres de que con una revisión a tiempo, las posibilidades de combatir esta enfermedad aumentan exponencialmente», explican desde el movimiento local, que ha convertido la foto y la cena de bigotudos (que será el día 24) en todo un clásico. Pero lo que es más importante, han visibilizado la necesidad de someterse a revisiones médicas preventivas superando prejuicios y temores.

De eso va precisamente 'Movember', de hacerle un placaje a los miedos y complejos y marcarle un gol a las enfermedades masculinas, especialmente al cáncer de próstata y de testículos, porque cada 90 minutos -lo que dura un partido de fútbol- muere un hombre a causa de ello . Y la primera batalla ya está ganada, porque los tres oñatiarras que acercaron este movimiento al municipio hace seis años han logrado que se hable y aborde con naturalidad el tema, y que en noviembre 'los bigotes molen'.

Huchas, cena y foto

«Animamos un año más a los hombres a dejarse a crecer el bigote un mes por una buena causa y convertirse en 'vallas publicitarias andantes' para concienciar sobre las enfermedades masculinas, e incidir en la importancia de la detección temprana», explican los promotores de una campaña, que cada vez es más numerosa y solidaria. Y es que además del crecimiento del vello facial, las personas pueden donar dinero en las huchas instaladas en algunos bares y las barberías, que arreglan los bigotes solidarios gratis.

«Hay gente que sigue el código a pies juntillas y el último día de octubre se rasuró y empezó el reto, otros se acordarán al ver las huchas para recaudar fondos. Lo importante es que los hombres se conciencien de que no hay que esperar a estar enfermo para ir al médico. La alta incidencia de este tipo de cáncer entre los hombres debería alertarnos a todos. Es muy importante estar un paso por delante en cuanto a la salud se refiere. No vale decir 'debería, podría, si hubiera hecho'. Simplemente, hazlo. Conviene prevenir y pensar que esa decisión puede cambiar tu vida», recuerdan insistiendo en que rescatar el bigote por un mes tiene un sentido más allá de la estética.

Desde que el movimiento arrancará en 2003 en Australia, millones de personas se han unido a la causa mundial por la salud masculina, la cual ha recaudado 654 millones de euros y ha financiado más de 1.000 programas de investigación centrados en el cáncer de próstata, el cáncer de testículos, la salud mental y la inactividad física. Oñati se sumó al carro en 2013 y este año volverá a poner su granito de arena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos