La base de la cruz de Aloña luce como nueva tras una 'sutura' de altura

Antes y después. La base de la simbólica cruz antes de ser restaurada y tras la reposición del peldaño de acceso, la base y la barandilla dañados./
Antes y después. La base de la simbólica cruz antes de ser restaurada y tras la reposición del peldaño de acceso, la base y la barandilla dañados.

Terminada la restauración profesional, el lijado y pintado correrá a cargo de voluntarios | El desaguisado que originó un rayo en la simbólica cima ha exigido una inversión de 7.150 euros

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La 'operación de sutura' que necesitaba la base de la centenaria cruz metálica de Aloña, a 1.244 metros de altura se ha realizado con éxito. La verja que rodea la emblemática estela y el montículo de piedra sufrieron en marzo de 2016 los embates de uno de los fenómenos de la naturaleza más temidos en la montaña. Un desaguisado en forma de rayo que el Ayuntamiento ha solucionado reponiendo la base de piedra, el peldaño de acceso a la cruz, y la barandilla metálica. Una operación de altura, que acaba de rematarse con una inversión de 7.150 euros, y que tendrá continuidad con el lijado y pintado de la verja a cargo de mendizales voluntarios.

El Consistorio decidió tomar cartas en el asunto porque, según explicó el alcalde, Mikel Biain, «aún no siendo competencia estricta nuestra, dada la dimensión de los trabajos de restauración, y de la responsabilidad a la hora de preservar el patrimonio cultural, artístico,paisajístico... actual, creemos que debemos de tomar la iniciativa». Para el primer edil «es evidente que estamos ante un símbolo religioso que tal vez no compartan todos los ciudadanos, pero también entendemos que se trata de un lugar emblemático de Oñati y todos y todas tenemos una responsabilidad a la hora de preservarlo». Así las cosas se optó por una « alternativa mixta» para acometer la obra.

Llegaron a la conclusión de que la restauración de la base de piedra, requería maquinaria y personal especializado, debido a la dimensión de las piedras que había que mover y recolocar en su sitio de origen. Así el Ayuntamiento decidió contratar parte de los trabajos a una empresa y dejar otros para realizarlos en auzolan. Hace unos días se cerró la primera fase, y solventada la parte más engorrosa del destrozo que provocó el rayo, ahora serán voluntarios quienes rematen la rehabilitación con las labores de lijado y pintado.

Una cruz con mucha historia

La cruz metálica que corona la cima se inauguró el 13 de octubre de 1901 para conmemorar el comienzo del siglo XX, siguiendo las recomendaciones papales. La estela fue construida en Arrasate en la fábrica Vergarajauregui, Resusta y Compañía, luego reconvertida en Unión Cerrajera, pero este no es el único nexo con la vecina localidad de Mondragón, pues la reja que rodeaba la cruz fue también un regalo de la Parroquia de Arrasate.

Según las crónicas de la época, la inauguración estuvo presidida por el entonces párroco Ladislao Sagastizabal, que ofició una misa a la que asistieron unas 2.000 personas. Dos décadas después, el 17 de agosto de 1924, una peregrinación de mendizales y fieles festejaba las obras de reforma de la estela y la colocación del primer pararrayos, que supuso abandonar esa función involuntaria que tantos daños ocasionó.

Con motivo del 50 aniversario, el ayuntamiento también organizó un ambicioso programa conmemorativo. Iluminación nocturna de la estela con antorchas, una multitudinaria peregrinación presidida por las autoridades eclesiásticas y civiles, misa cantada por la Schola Cantorum Santa Cecilia, un concierto de la Banda de Txistularis y la actuación de los dantzaris de Oñatz aderezaron un programa que presidió el obispo de San Sebastián, Jaime Font y Andreu, que fue el encargado de bendecir las obras de reparación.

La fiesta del centenario de hace 17 años no tuvo nada que envidiar a las anteriores. La onomástica permitió arreglar la estela y su entorno, publicar un libro firmado por Inaxio Irizar, y programar distintos actos culturales y festivos. Lo cierto es que el entorno de la cruz quedó estupendo, pero la adversa climatología se deja sentir en la popular cima, y hace 7 años ya se llevaron a cabo algunas mejoras en auzolan en la base sobre la que se asienta la cruz. Un rayo echó por tierra parte de ese esfuerzo, pero la 'operación de sutura' de este verano ha sido un éxito como prueban las dos fotos que ilustran esta información.

Más

 

Fotos

Vídeos