El barrio de Olakua cumple 50 años

Makilas a los impulsores.  Los fundadores de la Cooperativa San Andrés, algunos ya fallecidos, fueron homenajeados en 2005. /  MARIAN
Makilas a los impulsores. Los fundadores de la Cooperativa San Andrés, algunos ya fallecidos, fueron homenajeados en 2005. / MARIAN

A partir de hoy se sumerge en fiestas con Gatillazo y Joxelu Anaiak como platos fuertes musicales | Una cooperativa de vecinos impulsó la construcción de 414 viviendas en cuatro fases en toda una 'revolución urbanística y social'

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El barrio de Olakua alcanza sus bodas de oro. Ya han transcurrido 50 años desde que los primeros vecinos de este enclave llegaran a sus calles, y la efemérides, y la celebración este fin de semana de sus fiestas nos brindan la ocasión, de acercarnos a una 'operación' que fue una auténtica «revolución urbanística y social». La cooperativa de viviendas San Andrés, construyó nada menos que 414 viviendas en cuatro fases. Primeramente erigieron 220 pisos en Olakua, luego otros 84 y a continuación 60 más. La última fase se desarrolló ya en la vecina San Lorenzo con la promoción de otras 50 viviendas que dieron paso a otras promociones ya privadas. Nacía así uno de los núcleos residenciales más populares del 'baby boom' de los 70, que sigue teniendo mucha vida, como evidencia el marchoso programa que vestirá de fiesta el fin de semana.

Los ideólogos y fundadores del modélico barrio residencial fueron Anjel Mari Iturbe, Jaime Agirre, Gurutz Jausoro, Teófilo Etxegoien, Luis Mugarza, Antonio Mugarza, Roberto Zubia, Julio Romano y José Luis Ibarrola, que en 2005 fueron objeto de un homenaje, en el que ya no estaba el último, que estuvo representado por su hijo. Los años no pasan en balde, y hoy en día hay más ausencias en la fotografía de hace trece años que ilustra esta información. Afortunadamente la junta de la cooperativa no esperó al 50 aniversario para rendirles un pequeño tributo, y casi todos pudieron disfrutarlo en vida.

Además de los citados protagonistas, se ha destacado siempre el importante trabajo realizado por «el entonces cronista José Mari Arzuaga y el tolosarra Arzellus, este último en la resolución de los conflictos generados por la compra de terrenos». Y, los agradecimientos llegan también a la parroquia «que cedió los locales de Acción Católica en los que se gestó la idea y estuvo la oficina de la cooperativa los primeros años» y de la Comunidad de Clarisas de Bidaurreta «por la cesión de terrenos».

El populoso barrio residencial se construyó sobre 33.000 m2 de superficie comprados al Duque en el caso de Olakua y a José Manuel Zubia y Luis Elortondo en el caso de San Lorenzo.

Las obras, no obstante, no pudieron arrancar con la celeridad que ellos hubieran querido, ya que hubo conflictos con Chocolates Maiztegi y la Serrería Mugarza resueltos finalmente en el Tribunal Supremo a favor de la cooperativa.

Se barajó una piscina

La operación de compra en Olakua ascendió a 11 millones de las antiguas pesetas, pero para hacer frente a las obras de construcción la cooperativa tuvo que pedir un crédito de 30 millones en la Kutxa. Una cantidad muy importante para los años 60, pero que solventaron con una fructífera campaña de captación de socios. Así, las primeras 220 viviendas, todas ellas con garaje, se entregaron la primavera de 1968 al precio de 350.000 pesetas. La inauguración oficial estuvo presidida por el mismísimo ministro de Vivienda Mortes Alfonso, que alabó el esfuerzo y la transparencia con que se desarrolló la promoción.

Pero, las actuaciones realizadas por la cooperativa no se limitaron a la construcción de pisos, también adecuaron el estanque y los jardines de la plazoleta, y estuvieron estudiando construir una piscina, idea que el Ayuntamiento desestimó y fue sustituida por la plazoleta. Las últimas viviendas se escrituraron en 1978 lo que conllevó al cambio de actividad de la cooperativa. Por aquella época decidieron arrendar parte del local del bloque 8 a Unialco (en la actualidad BM) quien ejecutó las instalaciones del actual supermercado y, la propia cooperativa de viviendas, construyó un bar arrendando el mismo. Fue una operación muy importante, ya que los ingresos por alquiler revierten en actuaciones para la comunidad.

Este fin de semana toca celebrar 50 años de historia, y con todo listo, solo falta que el tiempo acompañe.

Más

 

Fotos

Vídeos