El Aloña despide el curso futbolístico entre premios y con dos reconocimientos especiales

Todos los galardonados con sus trofeos en la cena que se celebró el viernes en Etxe Aundi. /  MARIAN
Todos los galardonados con sus trofeos en la cena que se celebró el viernes en Etxe Aundi. / MARIAN

El balance económico arroja un superávit de 7.998 euros y en lo deportivo destaca el resurgimiento del sénior femenino

M.G. OÑATI.

Integridad, esfuerzo, trabajo en equipo, espíritu de superación... Son algunas de las cualidades que se esperan de cualquier futbolista y que sin duda ha acreditado Mikel Palacios en sus once años en la primera plantilla del Aloña y, por supuesto, en su trayectoria en el fútbol-base. Así que tras decidir 'jubilarse', él fue el viernes uno de los protagonistas de la cena de fin de curso del Aloña.

El otro reconocimiento especial fue para Juan Mari Erostarbe, que se llevó la mayor ovación de la noche por su gran compromiso con el club, un ejemplo de voluntariado sin barreras que evidencia que nacer con una discapacidad no es obstáculo para involucrarse en proyectos deportivos o sociales. 'Takolo' ha desempeñado un buen número de labores en el club durante muchos años y el Aloña quiso premiar esa entrega con un homenaje sorpresa después de la tradicional entrega de premios.

Pero vayamos por partes, porque primero se celebró la asamblea general, cita en la que el club hizo balance deportivo de sus doce equipos y Futbol Eskola y en la presentó un superávit de casi 8.000 euros, gracias a unos ingresos de 146.214 euros y unos gastos de 138.215 euros. En lo deportivo, «la mayor alegría que ha tenido el club esta campaña ha sido que se volviese a formar un equipo sénior femenino, y no solo eso, además los resultados han sido muy buenos. Han sembrado una semilla que debe durar largos años», destacó el coordinador Julen Barrena.

Palacios y Erostarbe

En lo económico las principales fuentes de ingresos del club, según explicó la directiva, son las cuotas de los socios (66.065 euros) y el bar de Azkoagain (27.149).

Tras la asamblea, el Aloña celebró la cena de fin de temporada y la entrega de galardones a los jugadores más destacados. En el preferente fueron distinguidos Mikel Palacios (regularidad), Joseba Irizar (furia), Asier Ugarte y Unai Gil (máximos goladores con 10 dianas, aunque el trofeo fue para el primero al desempatar los amistosos), y Jon Ander Kortabarria (deportividad). En las restantes categorías el galardón a la deportividad se lo llevaron: Aitor Elorza (Primera Regional), Keltse Zubiagirre (sénior femenino), Jon Aranzabal (Juvenil de honor), Asier Aierbe (Juvenil de primera), Irene Lizarralde (Cadete femenino), Oier Iturricastillo (Cadete de primera A), Unai Negreira (Cadete de primera b), Aiora Díaz (Infantil femenino), Eneko Camacho (Infantil de de primera), Aitor Zubiagirre (Infantil txiki) y Manex Guridi (Alevines). El fin de fiesta lo pusieron los aplaudidos premios especiales a Palacios y Erostarbe, y la foto de familia de los galardonados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos