«No es admisible que el PNV intente crear alarma y confusión en la ciudadanía sobre la ordenanza de bares»

El gobierno municipal critica las «afirmaciones falsas e inconcreciones sobre una cuestión tan delicada» de los jeltzales

M.G. OÑATI.

La modificación de la ordenanza de bares llega con marejada política. Tras aprobarse en el último pleno de la corporación abrir el periodo de consulta pública previo a la aprobación de la normativa que regula los establecimientos hosteleros, el PNV salió a la palestra oponiéndose y criticando rotundamente la nueva propuesta de ordenanza. Y el gobierno municipal de EH Bildu tampoco se ha andado por las ramas, al desaprobar y rectificar públicamente las declaraciones de los jeltzales al respecto.

En una nota lamentan que «el PNV intente crear alarma y confusión ante las y los oñatiarras con afirmaciones falsas e inconcreciones sobre una cuestión tan delicada». El equipo de gobierno explica que es necesario « aclarar los errores que pueden llevar a confusión a la ciudadanía interesada en realizar aportaciones a la futura ordenanza que regulará las actividades de hostelería». Al respecto asegura que «la afirmación en la que los jeltzales animan a plantear las alegaciones antes del 20 de julio es errónea».

Los ediles del gobierno quieren dejar claro que «el periodo de alegaciones ni siquiera está abierto y en el momento en el que se abra, las personas interesadas en general tendrán un plazo suficiente para presentar alegaciones a la propuesta de ordenanza». Al respecto detallan que «el plazo abierto hasta el 20 de julio no es otro que el de información pública a la ciudadanía en base a lo establecido por la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común, cuyo objetivo es fomentar la transparencia y cercanía con la ciudadanía, tal y como se aclaró en el pleno del pasado 28 de junio. Llama la atención que los responsables del grupo municipal EAJ-PNV desconozcan u omitan este aspecto», aseguran en su escrito.

Llaman a la tranquilidad

Los ediles de EH Bildu insisten en que «la ordenanza objeto de aprobación no tiene otro objetivo que actualizar la ordenación de las actividades hosteleras a las actuales leyes vigentes, y por supuesto, actualizar el apartado sancionador para poder aplicar la ordenanza con mayor eficacia». Y dejan claro que « seguirá siendo obligatorio de acuerdo a lo establecido en la ley, la limitación y registro del ruido generado por la actividad. Las sanciones en caso de incumplimiento se han actualizado considerablemente» señalan.

Al equipo gobierno oñatiarra le parece «inadmisible que el grupo municipal en la oposición, que sabe lo que es tener responsabilidades de gobierno, vierta afirmaciones falsas e inconcreciones sobre una cuestión tan delicada». Y en su escrito «de aclaraciones» hace «un llamamiento a la tranquilidad», animando a la ciudadanía «a realizar sus aportaciones hasta el 20 de julio y las alegaciones a la propuesta de ordenanza cuando se habrá el periodo establecido para ello» finaliza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos