Bizipoz continúa sembrando experiencias

Satisfacción. La mayoría de los participantes (faltan dos) con sus diplomas, en el acto de clausura. /
Satisfacción. La mayoría de los participantes (faltan dos) con sus diplomas, en el acto de clausura.

La segunda edición se cierra con «un excelente sabor de boca» por parte de los participantes y de la organización

MARIAN GONZALEZ

El programa de envejecimiento activo Bizipoz ha cerrado curso con muy buen ambiente, y experiencias y aprendizajes que ya germinan en forma de proyectos concretos. El primero es un taller de co-escucha madurado por Reyes, Mari Paz, Venancio y Maite, que se hará realidad en breve en Eltzia, con encuentros para gestionar las emociones que darán continuidad al proyecto de crecimiento personal iniciado en otoño.

«Observamos que hay una falta de comunicación muy grande, malas interpretaciones, incapacidad de aceptar opiniones contrarias a la nuestra, y por eso es importante saber escuchar y aprender a desarrollar la empatía» explicaron sus promotoras en el acto de clausura y reparto de diplomas celebrado en Kultur Etxea. Y ni cortas ni perezosas, ya han organizado tres talleres hasta abril, uno al mes. El 18 de febrero abordarán las normas y dinámicas de grupo de la co-escucha; el 11 de marzo los recuerdos de la infancia; y el 8 de abril como digerir los gustos y disgustos. «Todas las citas serán abiertas y gratuitas y se desarrollarán en Eltzia. Queremos fomentar la participación y sobre todo escuchar y escucharnos», señalaron. Consideran que es muy importante conocerse uno mismo e interpretar los sentimiento propios y ajenos, para llevar una vida más plena.

El segundo proyecto tiene mucho recorrido y está en fase de desarrollo para poder llegar al mayor número de agentes posible. Se trata de un 'Banco de Tiempo'. La idea que han trabajado Isabel Manzano, Isabel Rebollo, Lourdes y Arantza es sencilla: un sistema gratuito de intercambio que permite compartir experiencias y habilidades.

«La moneda de pago es el tiempo que tarda cada persona o grupo en realizar ese servicio; es decir, que cada participante invierte unas horas de su tiempo resolviendo un servicio que se ofrece a dar y a cambio puede solicitar el tiempo de otras personas para resolver alguna necesidad». Una fórmula que, aplicada a la vida de los mayores, da valor a los conocimientos y aptitudes de las personas, sea cualquiera su origen, posición social, sexo o edad. Y puesto que favorece la participación, seguridad y salud, se trata además de una forma ideal de envejecimiento activo.

«Se puede ofrecer acompañamiento, tareas de bricolage, ayuda en el hogar, actividades de ocio y manualidades, talleres y citas educativas, tramitaciones y asesoramiento... La red puede muy amplia, así que nosotras lo que hemos hecho es acercarnos a experiencias similares en Ordizia, Donostia o Ermua para asesorarnos, y contactado también con la técnico de participación del ayuntamiento. Seguimos tejiendo los hilos de un proyecto que pensamos puede ser muy enriquecedor al trabajar la estabilidad emocional, el crecimiento personal, mejorar la posibilidad de acceso a recursos y servicios, la integración social y la participación ciudadana. Cuando esté preparado la idea es presentarlo públicamente», relataron.

La directora de servicios sociales del ayuntamiento, Itxaro Leibar, agradeció a las diez participantes de esta edición (las presentes y los dos que no pudieron acudir) su «implicación» y deseó que los proyectos redunden «en el bienestar de todo el pueblo». También explicó cómo surgió la iniciativa dinamizada por júnior empresa 'Want' del grado Leinn de Mondragon Unibertsitatea, y que «el éxito del proyecto piloto nos animó a embarcarnos en una segunda edición». Relató que durante tres meses, se han llevado a cabo ocho talleres y ocho tutorías mediante una formación 100% práctica y dinámica».

Salud e inteligencia emocional

Las promotoras del proyecto, Beatriz Santamaría y Eider Etxebarria, hicieron un repaso al programa que ha abordado temas de salud y servicios sociales y sobre todo la inteligencia emocional. Dicen los especialistas que uno envejece como vive. Así que llegados a esta etapa de la vida, lejos de acomodarse, toca estar más engrasado que nunca, a nivel físico, mental y, por supuesto, social. Aspectos que han trabajado en los talleres realizados profesionales de la psicología, la nutrición, el deporte o la salud como Selene Sánchez, Alazne Saldua, Mari José Noa, Nahia Zeziaga, Ainhoa Errasti o Unai Arrieta.

No hay mejor reclamo que un alumno satisfecho, y las participantes valoraron su experiencia con calificativos como «maravillosa», asegurando que «es una pena que no se anime más gente, son talleres muy enriquecedores». El reparto de diplomas puso punto final a la segunda edición de Bizipoz,un programa de envejecimiento activo con mucha miga.