Obras de reparación en el atajo de la sede Almen de Arizmendi ikastola

Los trabajos del atajo de la sede Almen de Arizmendi ikastola siguen en marcha. / DV
Los trabajos del atajo de la sede Almen de Arizmendi ikastola siguen en marcha. / DV

JOXEBI RAMOS

A principios de este mes el equipo de mantenimiento de Arizmendi empezó con los trabajos de reparación del atajo de la sede Almen de Arizmendi ikastola. Cuando se asfaltó, el camino se dividió en dos tramos y es concretamente en esta zona donde están poniendo las vallas de seguridad.

Primero se ha rehabilitado la zona de abajo, que es donde más riesgo existe. El tramo de arriba lo abordarán próximamente, en marzo. Esta zona ya estaba vallada pero con la tala de árboles y el mal uso se ha derrumbado.

La movilidad ha sido desde siempre un dolor de cabeza en Almen. Son muchos los jóvenes que acuden a Almen en patinete, en bicicleta o caminando. A esto hay que sumarle el embotellamiento de coches que se suele producir a ciertas horas del día, coincidiendo con la salida del alumnado.

Dar salida a la situación

Hace años, un grupo de padres, alumnos y profesionales en este tema empezaron a reflexionar para darle una salida a esta situación. En este proyecto colaboraron, entre otras personas, Mertxe Petxarroman, representante de Tabakalera, el artista Mario Panizo y miembros de Garaion. Desde entonces, se ha ido rehabilitando tanto el exterior como el interior del centro para adaptarlo a los medios de transporte que utilizan los usuarios.

En breve cambiará la situación. El tramo del bidegorri de Aretxabaleta a Almen ya está totalmente arreglado. Dentro de poco se arreglará el tramo de Eskoriatza a Almen, que sufrió graves desperfectos debido a las lluvias. Como señala un responsable de Arizmendi «además, hace un mes que empezaron las obras en el industrialdea de Torrebaso. Como ya es público, se va a construir una parada de autobus a ambos lados de la carretera general para, principalmente, los trabajadores de Fagor Ederlan y Almen. Se habilitarán isletas de seguridad y un semáforo para controlar la velocidad».

Se espera que las obras estén terminadas para la primera o segunda semana de marzo. Cuando todos estos trabajos estén terminados seguro que mejora mucho la movilidad en la sede Almen de Arizmendi ikastola. «Muchas familias, jóvenes y profesores de Almen respirarán aliviados». A lo que añade que «pero no todo es positivo. Todavía tenemos que coger conciencia sobra la utilización del coche. Son demasiados los vehículos que se juntan a horas muy concretas, por lo que deberíamos intentar reducir su uso; compartiendo el coche para recoger a más personas a la vez, por ejemplo».

 

Fotos

Vídeos