Leintz Lotzen Eguna, el camino para recuperar el proyecto Gatz Bidie

Una imagen de la marcha que se realizó por el Gatz Bidie. / DV
Una imagen de la marcha que se realizó por el Gatz Bidie. / DV

Decenas de personas recorrieron en un gran ambiente el trayecto entre Aretxabaleta y Gatzaga por ese sendero

JOXEBI RAMOS VALLE DE LENIZ.

El pasado domingo las iniciativas Leintz Lotzen y Hustu Ganbara y la asociación Sendabidea aunaron esfuerzos con dos objetivos: dar a conocer el proyecto Gatz Bidie y colaborar en la financiación de la asociación Sendabidea. La jornada fue inmejorable, el ambiente insuperable, y la participación, la solidaridad y el apoyo de todos los ciudadanos, indiscutible.

A las 9.30 la marcha partió desde Aretxabaleta pasando por Eskoriatza, y llegando sobre las 12.30 a Leintz Gatzaga por el camino recientemente bautizado como Gatz Bidie, una vía que comunica peatonalmente Eskoriatza y Leintz Gatzaga. Como señala un responsable de la organización, «con ánimo de poder completar así el tramo que falta para garantizar una movilidad sostenible entre todos los pueblos del Alto Deba». Sobre las 11.30 los participantes llegaron al punto donde comienza el tramo que discurre por terrenos de Leintz Gatzaga.

Allí se realizó un alto en el camino para disfrutar de las vistas y del sonido de la txalaparta que provenía desde la plaza de Gatzaga como señal de bienvenida y agradecimiento a los ciudadanos del resto de pueblos del valle que participaron en esta jornada festiva con canciones, bertsos y trikitilaris.

Actos en Leinz Gatzaga

Ya en el municipio salinero, los txistularis les brindaron a los caminantes el merecido recibimiento y fueros acompañados hasta la plaza donde se desarrolló el mercado Hustu Ganbara que se organizó con objeto de recabar fondos para la asociación Sendabidea y ayudar así a financiar la investigación del síndrome VHL. Mientras tanto, otro grupo de gatzagarras, con media docena de paelleras en los fogones, se encargó de la elaboración de la comida popular que discurrió en magnífico ambiente y que culminó entre canciones a los sones de la guitarra y del piano de Oier y Txaitor.

Un responsable de la organización valoraba esta iniciativa como «una jornada en la que se demostró que cuando las causas son justas, Leintz y sus vecinos se unen, se apoyan y se solidarizan. Por parte de la organización no queda más que agradecer».

Insistió en que «la iniciativa Leintz Lotzen agradece a todas las personas que se acercaron y aportaron su granito de arena» y remarcó que seguirán «trabajando duro para dar a conocer la vía Gatz Bidie», además, animó a los ayuntamientos y demás administraciones a que «colaboren en el desarrollo de este proyecto de movilidad y comunicación entre los pueblos».

Testigo de la misma quedan dos hitos fijados en Gatz Bidie: un emblemático tronco y una escultura, además de una pequeña aportación financiera a la asociación Sendabidea y, cómo no, unas vivencias inolvidables.