El División de Honor Regional regresó con el empate a uno de su desplazamiento a Mutriku

El División de Honor sigue sin lograr la victoria./  JOXEBI
El División de Honor sigue sin lograr la victoria. / JOXEBI

ARETXABALETA.

El equipo de fútbol de la División de Honor Regional atxabaltarra adelantó el encuentro de la séptima jornada, al viernes. Se desplazaron hasta la localidad costera de Mutriku y lograron arrancar un punto tras acabar el encuentro 1-1. Un campo en el que, al ser tan pequeño, cualquier jugada a balón parado o saques de banda, que parecen córners a veces, siempre crean ocasiones de peligro.

Las cosas no se pusieron bien para los atxabaltarras ya que antes de que el reloj llegara al cuarto de hora, los mutrikuarras ya se habían puesto por delante en el marcador, y como viene sucediendo cada vez que el rival se adelanta, el equipo tuvo un bajón, parece que se quedan tocados cada vez que les sucede esto. Lo positivo, es que al pasar los minutos, el equipo, sabe reaccionar. Fruto de esa reacción, tan solo diez minutos después, los atxabaltarras, cuando transcurría el minuto 25, empataban el partido, resultado que a la postre sería el definitivo. Y siguiendo con esa reacción positiva, los atxabaltarras dispusieron de un par de ocasiones para ponerse 1-2 o 1-3, pero se retiraron a los vestuarios con ese 1-1.

En la segunda mitad, más de lo mismo. Partido equilibrado, aunque al final, Unanue pudo lograr el 1-2 al lanzar un centro lateral que se encontró el portero. Pero en la última jugada del partido el colegiado anuló un gol al equipo mutrikuarra.

Al final del partido el entrenador atxabaltarra Sergio Santano señalaba que «necesitamos una victoria para que los jugadores se suelten y dejen de estar tan agarrotados y tensionados». Santano no pudo contar para este partido con varios de sus jugadores: Oyanguren, Jose Iago, Urko y Urcelai.

Cambiar de dinámica

Cuando parecía que se estaban enderezando las cosas, tras sendos empates ante el Elgoibar y el Mondragón, el equipo encajó un severo 0-3 frente al Hernani. Un partido que como indicaba el entrenador atxabaltarra, Sergio Santano, «competimos 35 minutos, pero nos metieron el 0-1 antes del descanso, y los cinco últimos minutos de la primera parte y los cinco primeros de la segunda, se acabó el partido, porque en el primer minuto de la reanudación llegó el 0-2 y en el cinco, el 0-3. Con ese resultado se te pone el partido muy cuesta arriba y ya se hace todo muy complicado. Y seguimos en la dinámica de que los rivales con nada nos hacen gol y a nosotros nos cuesta una barbaridad marcar o hacer ocasiones. De todas formas, hay que reconocer que los hernaniarras demostraron tener un buen equipo».

Los atxabaltarras, tras seis partidos disputados, ocupan la antepenúltima posición con tres puntos y recibirán el próximo domingo en Ibarra, al Real Unión.

 

Fotos

Vídeos