El División de Honor cayó con claridad en un partido marcado por la lluvia

Achicando agua en los vestuarios./
Achicando agua en los vestuarios.

JOXEBI RAMOS ARETXABALETA.

Nadie recordaba en Ibarra una situación similar. Justo cuando los jugadores iban a salir a calentar, comenzó a llover. Eran las 15.50h y no paró de caer agua con mucha intensidad hasta las 16.20h, lo que hizo que el terreno de juego se convirtiera en una auténtica piscina. Y no solo eso. El agua entró por la parte trasera del campo de fútbol y cubrió unos 10-15 centímetros de agua todos los vestuarios.

Después de que cesara la lluvia, se activó el drenaje del terreno de juego, ya que aunque el agua había desaparecido de la superficie del mismo, en diversos tramos se habían creado unas balsas de agua debajo que impedían que el balón botara.

El colegiado se reunió con los entrenadores de ambos equipos para ver qué solución se buscaba y se optó por esperar a ver si el agua se reabsorbía. Finalmente, a las 17h el colegiado dió permiso para que los equipos calentaran y a las 17.30h, es decir, una hora más tarde del horario previsto, arrancó el partido.

Encuentro que, por otra parte, si la UDA hubiera querido no se habría celebrado, ya que el Añorga trajo su camiseta blanca y el colegiado no dejaba que jugara con ella para que no hubiera problemas con la de los atxabaltarras (azul celeste). No habían traído segunda equipación, por lo que la UDA les prestó su segunda, que es roja.

Los añorgarras se adelantaron pronto en el marcador, cuando transcurría el minuto 10. En el minuto 55 marcaban el 0-2 y el 0-3 definitivo a falta de 12 minutos para finalizar el encuentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos