Vecinos de Zubieta, molestos con la obra en el puente

Zubieta. Vecinos reunidos con un técnico municipal. /  MIGURA
Zubieta. Vecinos reunidos con un técnico municipal. / MIGURA

Hoy se reúnen con la alcaldesa para denunciar el corte para cuatro meses de la pasarela y pedir mejoras generales en la calle

JUAN A. MIGURA BERGARA.

La colocación de las vallas para cerrar el paso de los peatones por el puente de Zubieta, que va a ser sometido a un proceso de rehabilitación, provocó ayer el enfado mayúsculo de un grupo de vecinos de la calle Zubieta que intentaron impedir el inicio de las labores. Los concentrados, que celebraron una asamblea y hoy se reúnen con la alcaldesa, declararon que «es más importante reparar las aceras de la calle que están completamente abandonadas que el puente. No entendemos cómo pueden cerrar el paso por el puente para cuatro meses porque aquí vive mucha gente mayor que para ir al ambulatorio va a tener que dar una vuelta terrible». También se mostraron cabreados por la falta de información. «No sabemos nada y nos van a quitar aparcamientos».

Los trabajos continuaron desde media mañana con el cierre del puente y el vallado de media calzada de la calle Zubieta para los trabajos, y la instalación de regulación del tráfico alterno con semáforos. Este embudo lleva al Ayuntamiento a recordar que para acceder a Bolu se puede recurrir también a Ibargarai y Artekale.

Por su parte, el consistorio remitió una nota en la que pedía comprensión por las molestias que ocasiona la obra, y donde destacaba la mejora en accesibilidad que va a suponer esta ejecución.

Las labores consistirán en cambiar el pavimento, limpiar la piedra, reponer losas y fallas, y coger todas las juntas. Se eliminará la farola central y se sustituirá por iluminación led que estará integrada en los pasamanos laterales, y soterrarán la conducciones que cuelgan de la pasarela. En la vertiente de la calle Zubieta se retranqueará un mínimo de 130 centímetros para facilitar la construcción de una acera en la base. Tramo que permitirá dar continuidad a la acera de la ribera. En los acceso al puente en este extremo de Zubieta, a un lado se mantendrá la escalinata, y en el otro, se prolongará la rampa para entrar en un 8% de pendiente que obliga la accesibilidad. Un porcentaje que se logrará prolongando la pendiente en la calle.

Los trabajos se adjudicaron a Goitu por 313.864 euros, iva incluido, con un plazo de realización de cuatro meses sobre el proyecto de BEB Arkitektoak.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos