Treinta y tres ramos de San Juan

Expuestos. Los ramos 33 fueron cuidadosamente colocados para disfrute del público y numerados para el jurado por Edurne Arenaza, de la comisión de fiestas. / MIGURA
Expuestos. Los ramos 33 fueron cuidadosamente colocados para disfrute del público y numerados para el jurado por Edurne Arenaza, de la comisión de fiestas. / MIGURA

Los mejores fueron de Mila Irureta, entre las sanjuandarras, y de Mari Kruz Beitia, del resto de participantes |

JUAN A. MIGURABERGARA.

El muro de la ermita junto a la plazoleta albergó ayer los treinta y tres ramos de San Juan presentados a la octava edición del concurso que impulsan en el barrio y que ha logrado volver a poner de moda durante en esa jornada la antigua costumbre. Las participantes cada año dan un paso adelante y complican la labor de evaluación a cargo de Irene Zenitagoia, de floristería Gorosti.

Ella es una de las impulsoras junto a la comisión vecinal Obieta Elkartea del concurso para el que recopilaron información para ser lo más fieles posibles. Atendiendo a esos criterios, entre las participantes del propio San Juan fue premiado el ramo de Mila Irureta, de Olariaga baserria. Como cada año son más las concursantes que acuden de otros puntos del municipio, incluyen esa categoría, donde el premio ha correspondido a Mari Kruz Beitia.

El modelo que utilizan como prototipo es el descrito por el antropólogo Aita Barandiaran, y enriquecido con las investigaciones de Juan Martín Elexpuru y los datos aportados por las amamas en varias tertulias.

Tiene que presentar forma de cono invertido, con hojas de maíz con las puntas cortadas y trigo. El maíz simboliza abundancia de alimentos durante el año para el ganado, mientras que el trigo, lo supone para los humanos. Puede contar con hierbas medicinales como la chilea milirena (zartadin ipurdia), orégano, menta (mentafina) y otras. También flores de casa como la rosa, hortensias, la siempreviva y demás y, para el atado, cordón de algodón o las cintas de las antiguas almohadas.

No fueron las únicas distinguidas ya que también procedieron a destacar los mejores del noveno concurso de huertas, con primer lugar para Juanjo Moreno, y el premio de la 'biciazada' para Benita Beitia.

Después de las entregas llegó la comida con los jubilados, que poco antes fueron objeto de un homenaje con la dedicatoria de un aurresku a los mayores de 80 años.

Estos reclamos más el caldo y chorizo, la misa y el concierto de San Joxepe Abesbatza reunieron a decenas de vecinos.