El traslado de Soraluce desde Amillaga a Osintxu da los primeros pasos

Amillaga. Vista del pabellón de Soraluce, donde se levantará un supermercado. / MIGURA
Amillaga. Vista del pabellón de Soraluce, donde se levantará un supermercado. / MIGURA

El solar liberado servirá para el emplazamiento de una nueva gran superficie | La cooperativa levantará junto a la central de Osintxu un pabellón para albergar las producciones que desarrolla en Amillaga

JUAN A. MIGURA

La aprobación inicial del cambio de uso en la sesión plenaria del lunes, con el apoyo del equipo de gobierno de PNV y PSE-EE, el voto en contra de Irabazi y la abstención EH Bildu, abre la puerta a un proceso que, a medio plazo, permitirá trasladar el pabellón productivo de Soraluce S. Coop. en Amillaga a Osintxu. En el espacio liberado se levantará un supermercado de la cadena Lidl.

La cooperativa de la máquina herramienta desplazará la actividad industrial a una nueva instalación que se construirá al lado de la sede central osintxurra, en el solar que se encuentra a mano derecha desde el puente que da acceso al polígono industrial.

La previsión con la que trabajan desde la cooperativa es tener en marcha la producción en la nueva planta a finales de 2021 o a principios de 2022, según destacaron fuentes de esta firma.

El acuerdo plenario, que necesitará de una ratificación definitiva una vez superado el plazo de alegaciones, indica que el consistorio ha alcanzado un acuerdo con Soraluce para el traslado de la producción, «pero para ello es imprescindible vender el pabellón de Amillaga», y adelanta que facilitará el cambio de uso al sector comercial.

La planta productiva junto al ITV ocupa 2.390 m2 de una parcela de 4.461,51 m2, y «la edificación de Lidl tendrá un altura y volumen menores».

Desde la óptica del gobierno, este cambio supondrá una mejora en la calidad de vida de los residentes de la calle Ernai e inmediaciones, «porque la actividad comercial tiene niveles de ruido más bajos. La nueva implantación deberá aplicar los proceso de recuperación de los suelos industriales que pueden, o no, estar contaminados».

El consistorio justifica la futura calificación para uso comercial en la cercanía al bidegorri y la parada de autobuses que facilitan los movimientos del público.

PNV y PSE-EE destascan como ventajas directas del convenio el compromiso de Soraluce de asfaltar la zona del polígono industrial donde se asienta. Y en Amillaga «el parking subterráneo que construirá el grupo de distribución tendrá uso público en horario comercial, colocarán una nueva marquesina en la parada de autobuses, modificarán las aceras delanteras y traspasarán de 90 m2 de la zona de fachada al Ayuntamiento», además de reducción de ruidos y del volumen construido. El Ayuntamiento recuerda que Lidl adquiere, al desarrollar el futuro emplazamiento, el compromiso de la actividad comercial ordinaria sin interferir en otros sectores, y recuerdan que la presencia de la nueva marca supondrá abrir más la competencia entre las grandes superficies implantas en la zona como Eroski, Super Amara y Dia.

Críticas de la oposición

A esta lectura en clave positiva del gobierno pusieron unos cuantos peros los grupos de la oposición.El portavoz de Irabazi Aiert Lizarralde, después de votar en contra, señaló que el número de grandes superficies es suficiente, denunció la precariedad laboral que se da en ese sector y acusó al gobierno de apostar por el gran comercio y dejar de lado al pequeño.

Gorka Artola, portavoz de EH Bildu, tras la abstención de su grupo acusó al gobierno de la falta de respeto a la oposición por entregar cinco días antes toda la documentación de un convenio de estas dimensiones, y apuntó que no se ha trabajado el tema en la comisiones de urbanismo ni en la de desarrollo económico, y dudó que el procedimiento correcto fuera un pleno extraordinario.

 

Fotos

Vídeos