«Seguimos siendo exóticos, lo nuestro es mezclar, sin titubeos»

El septeto The Cherry Boppers. /
El septeto The Cherry Boppers.

The Cherry Boppers Un grupo envenenado por la música negra | Los vizcaínos actúan a las 22.00 horas en el Espolón dentro del ciclo Berumuga

N.G. BERGARA.

The Cherry Boppers es un septeto vizcaíno que presenta disco esta noche. Tras catorce años de esxperiencia en la música, aseguran que empezaron siendo tan raros como «un perro verde». Con 12 temas originales pondrán «a mover las caderas» al público que se acerca al Espolón.

-¿A quién se le ocurrió la idea de crear un grupo de música, hace ya catorce años?

-Todo empieza como una idea loca de Txefo K-Billy, batería, y Xixo Yantani, guitarrista durante años y actual percusionista de la banda. Teníamos el veneno de la música negra muy fresco y al descubrir el jazz, soul y funk intentamos, humildemente, reproducir esos sonidos. Cosa rara en 2004 en el panorama vasco.

-La música negra trae sonidos novedosos al panorama musical vasco. ¿Cómo definen su estilo?

-Seguimos siendo exóticos. Lo nuestro es mezclar, sin titubeos, lo que nos mola dentro de la música negra.

-¿Qué artistas les han influenciado en el último álbum?

-No nos hemos fijado en artistas ni sellos. Nos hemos dejado llevar por el instinto. Eso sí, hemos tenido en cuenta los tempos de las canciones, mezclando lentos y alguna balada con cosas potentes y disparos a todo trapo.

-¿Qué pretensiones tienen con 'From dancers only'?

-Ha sido la culminación de un proceso. Decidimos tomar aire y darle una vuelta a la formación, sin dar conciertos hasta la salida del nuevo disco. Es arriesgado, pero ha merecido la pena la espera.

-El verano es época de conciertos en festivales, en bares, en chiringuitos... ¿el grupo dónde se siente más cómodo a la hora de actuar?

-No hacemos ascos a nada. En casi 300 conciertos como banda hemos tocado en sitios muy diversos. Lo que nos pone es tocar, un concierto es una celebración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos