Salen adelante las dos mociones que piden mejoras en las pensiones

Pleno. Alta presencia de pensionistas para seguir el debate y la votación de las mociones. / MIGURA
Pleno. Alta presencia de pensionistas para seguir el debate y la votación de las mociones. / MIGURA

Los textos discrepan uno del otro en la inclusión de la pensión mínima de 1.080 euros. La Asamblea de jubilados y jubiladas de Bergara apuesta por la pensión mínima, y la asociación San Joxepe no incluye la medida

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El pleno ordinario de la tarde del lunes dio apoyo institucional a las dos mociones presentadas desde el colectivo de jubilados y pensionistas en las que reivindican mejoras del IPC anual además de criticar la exigua subida del 0,25% que ha aplicado el gobierno central.

Los textos también hacen uno en la petición de que establezca un sistema de protección y seguridad social en la Comunidad Autónoma del País Vasco que garantice las pensiones públicas, y coinciden en rechazar el factor de sostenibilidad que aplicará desde 2019 el gobierno central al sistema de pensiones «que va a suponer un nuevo e importante recorte de las pensiones». Además repetían los textos la solicitud de notificar estos acuerdos plenarios al gobierno central y autonómico.

La discrepancia surgió en relación al establecimiento de una pensiones mínima de 1.080 euros «para salir del umbral de pobreza, según corresponde a la Comunidad Autónoma Vasca y establece la Carta Social Europea y mientras eso no sea posible se reclame al gobierno de Gasteiz que establezca el complemento necesario para que todas las personas pensionistas y jubiladas lleguen mensualmente a esa cantidad».

Este párrafo recogido en la moción registrada hace unos días por la Asamblea de jubilados y jubiladas de Bergara, no se contempla en el texto registrado en el Ayuntamiento esa misma mañana por la asociación de jubilados y pensionistas San Joxepe.

El punto provocó antes del pleno debate interno en la movilización de los pensionistas, que en lugar de realizar la concentración prevista para las 19.00 horas, mantuvieron una reunión improvisada en los pórticos de la Casa consistorial que reflejó las diferencias. La Asamblea acusaba a San Joxepe de dar cobertura a los criterios del Gobierno Vasco que no quiere asumir el compromiso porque puede suponer una mochila económica importante. Como destacó el exconcejal jeltzale y representantes de San Joxepe, Iñaki Arregi, apuestan por dar un primer paso con la transferencia del sistema.

Desde la portavocía de la Asamblea, Salva González e Itziar Usandizaga, insistían en la necesidad de incluir este punto más social, «hay dinero para hacer frente a esta petición». En las intervenciones de estos mimos portavoces durante el pleno se reflejó la misma disparidad.

La respuesta de la corporación fue aprobar por unanimidad (PNV, EH Bildu, Irabazi y PSE) el documento de la Asamblea, y también aceptar con 16 votos a favor (PNV, EH Bildu y PSE) y la abstención de Irabazi, la moción de San Joxepe. Aiert Lizarralde, de la coalición Irabazi, señaló que su abstención no iba contra el contenido de la moción sino que era una forma de protestar por haber recibido ese texto, al igual que la declaración institucional sobre Cataluña, muy tarde y sin posibilidad de ser estudiada por su grupo.

La declaración institucional muestra el apoyo a los últimos encarcelados y detenidos, y fue propuesta por EH Bildu y puntualizada junto con el PNV (grupos que lucieron el lazo amarillo). Salió adelante con su apoyo, la oposición del PSE y la abstención Irabazi por los mismo motivos que la moción anterior.

 

Fotos

Vídeos