Restaurado otro dolmen de la ruta

Dolmen. Las inmediaciones del dolmen de Kerexetaegia Hegokoa se han limpiado de maleza y vegetación para disfrute de los visitantes de vestigio funerario. /  D.B.S.
Dolmen. Las inmediaciones del dolmen de Kerexetaegia Hegokoa se han limpiado de maleza y vegetación para disfrute de los visitantes de vestigio funerario. / D.B.S.

Un equipo mixto de EHU/UPV y UNED han recuperado Kerexetaegia Hegokoa | La estación megalítica de Elosua-Plazentzia dispone de 16 monumentos, 10 túmulos y 6 dólmenes

Este monumento megalítico se encuentra en la Ruta de los Dólmenes, que une los municipios de Bergara, Elgoibar y Soraluze. Forma parte de la estación megalítica de Elosua-Plazentzia, declarada como Bien de Interés Cultural Calificado con la categoría de Conjunto Monumental.

La estación está integrada actualmente por 16 monumentos (10 túmulos y 6 dólmenes). Desde el año 2012, los ayuntamientos de los tres municipios impulsan el proyecto de recuperación y puesta en valor de la Ruta de los Dólmenes, en colaboración con la Agencia de Desarrollo comarcal Debegesa y Debemen.

Durante 2018 se han realizado diversas actuaciones en el cordal de Karakate-Irukurutzeta, entre ellas la reconstrucción del dolmen de Kerexetaegia Hegokoa. La restauración ha tenido lugar bajo la dirección de un equipo multidisciplinar formado por los profesores de la UPV/EHU Fernando Bazeta, sección restauración, e Ibon Telleria, arquitectura, y el arqueólogo Mikel Aguirre de la universidad a distancia durante los meses de octubre y noviembre.

Este dolmen fue estudiado por José Miguel Barandiaran entre 1920 y 1921 y excavado junto a Telesforo de Aranzadi y Enrique Eguren entre 1921 y 1922. La actuación que realizaron hace casi un siglo determinó la ubicación de la cámara sepulcral e identificó los megalitos que dan la forma. En 2014 la excavación de Aranzadi Zientzia Elkartea detectó que la estructura habría sufrido una pérdida paulatina de masa, y este año con la ayuda económica de Gobierno Vasco y Diputación Foral de Gipuzkoa, han abordado la recuperación del dolmen.

El proyecto ha trabajado en dos líneas. De un lado, han intervenido en el entorno vegetal inmediato con la creación de un anillo de protección y eliminación de la vegetación que cubría monumento para su conservación y par facilitar el conocimiento por los visitantes, y de otro, han reconstruido de la cámara funeraría del dolmen, reubicado al punto original las losas verticales en hilera y la losa de cubrición. También han recuperado partes desaparecidas del túmulo y han marcado sus límites. En todo el proceso se ha reutilizado el material original del monumento que se hallaba diseminado en el entorno. El dolmen ha recuperado, en gran medida, su disposición original y ahora se encuentra en un estado sólido, estable y perfectamente entendible por las personas que se acerquen o transiten por el cordal.

Irukurutzeta en 3D

En esta última campaña de mejoras en la Ruta de los Dólmenes la Sociedad de Ciencias Aranzadi también ha trabajado en el dolmen Irukuru-tzeta. La intervención arqueológica se ha centrado en la excavación del cráter situado en el centro del dolmen, donde estaba originalmente la cámara sepulcral, y en la retirada de la capa vegetal que cubría el túmulo. En base a la toma de muestras de sedimentos han podido reconstruir el paisaje del entorno durante el período de uso del monumento funerario, en Neolítico-Edad del Bronce. Además han documentado el monumento mediante GPS y series fotográficas aéreas que han permitido realizar ortofotografías y un modelo 3D.

Los trabajos desarrolladas, entre octubre y noviembre, se han realizado por diez personas entre voluntarios, topógrafo y arqueólogo.

 

Fotos

Vídeos