La rehabilitación del puente de Zubieta sufre un retraso de 6 meses

Zubieta. La iluminación de led irá integrada en los nuevos pasamanos del puente. /  MIGURA
Zubieta. La iluminación de led irá integrada en los nuevos pasamanos del puente. / MIGURA

La empresa Retineo, adjudicataria de los trabajos, ha renunciado al proyecto | El Ayuntamiento ha iniciado un nuevo proceso de concurso público que espera cerrar a finales de septiembre

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El puente de Zubieta debería estar estos días inmerso en pleno proceso de actualización pero la renuncia de la empresa adjudicataria de las obras, la madrileña Retineo Ingeniería, por un importe de 290.000 euros, ha obligado al consistorio a iniciar un nuevo proceso de concurso público para los trabajos de rehabilitación. Esperan contar para finales de septiembre con otra constructora para que las labores den comienzo la segunda quincena de octubre.

En la primera licitación Retineo se llevó el trabajo porque era la única constructora que acudió al concurso, pero la dificultades de coordinación en la ejecución que podían tener por su erradicación madrileña pueden explicar la marcha atrás.

El paisaje general de la obra pública está muy activo, apuntan, lo que puede explicar que no concurriera al concurso bergarés ninguna otra empresa, ni próxima ni lejana.

Si el nuevo proceso de adjudicación, que saldrá con el mismo proyecto de BEB Arkitektoak y bases, logra su fin, a mediados de octubre comenzarán los trabajos en pleno otoño. En principio no es un problema para su desarrollo, apuntan los técnicos, aunque lo ideal hubiera sido el periodo del estío como se había previsto inicialmente. El plazo de ejecución es de 4 meses.

Pasarela secular

El puente enclavado entre los palacetes de Usondo, del siglo XV, y Laureaga del XVI, es anterior a dichas construcciones aunque la primera referencia del mismo data de 1596 en un acta municipal del 21 de abril. Son casi cinco siglos en los que ha permitido la conexión entre las dos orillas del Deba, en distintas condiciones y circunstancias.

Ahora ha llegado el momento de otra puesta al día. Las labores consistirán en cambiar el pavimento, que pasará a ser adoquinado, a semejanza del que presenta el puente de Santa Marina, se va a limpiar la piedra, reponer losas y fallas, y coger todas las juntas. Se eliminará la farola central y se sustituirá por iluminación led que estará integrada en los pasamanos laterales.

La mayor transformación llegará en la vertiente de la calle Zubieta porque el punto de apoyo de la pasarela se retranqueará, un mínimo de 130 centímetros, para facilitar la construcción de una acera en la base. Tramo que permitirá dar continuidad a la acera de la ribera, hoy en día en buena medida ocupada por estacionamiento de vehículos.

En los acceso al puente en este extremo de Zubieta, a un lado se mantendrá la escalinata, y en el otro, se prolongará la rampa para entrar en un 8% de pendiente que obliga la accesibilidad. Un porcentaje que se logrará prolongando la pendiente en la calle.

Soterrar conducciones

También se contempla el soterramiento de las conducciones de agua, luz y telefonía que discurren por un lateral del puente, reconocido como elemento de valor patrimonial.

La rehabilitación tiene un presupuesto inicial antes de adjudicación de 314.251 euros. Importe para el que el consistorio cuenta con una subvención de 194.784 euros procedente del programa Birgaitze de la consejería de Medio Ambiente, Planificación del Territorio y Vivienda para la recuperación de áreas residenciales degradadas.

Junto al proyecto del puente se trabajó, mediante un proceso de participación ciudadana, un segundo objetivo, la recuperación de toda la calle Zubieta. Este segundo proyecto está redactado y a la espera de financiación. Define el diseño de las aceras -muy estrechas en estos momentos-, la calzada, estacionamientos, regulación del tráfico en doble sentido -que se mantendrá-, accesibilidad, elementos reductores de velocidad y otros aspectos para hacer la calle lo más cómoda a los peatones.

Contempla una ampliación de la acera junto a las fachadas y una elevación de la cota de calzada para minimizar a unos pocos centímetros la diferencia de niveles, que en la actualidad es considerable. La elevación de banda de rodadura y su estrechamiento, obligará a reducir la velocidad de paso de los vehículos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos