Recta final para la muestra sobre la energía que acoge Laboratorium

Pieza invitada. Lámpara para reproducir el arco eléctrico. / L.M.
Pieza invitada. Lámpara para reproducir el arco eléctrico. / L.M.

Lleva tres meses dando contenido al museo y se despide el próximo 5 de mayo | El complemento a la visita privada son los recorridos guiados que ofrecerán el 27 de abril en euskera y 4 de mayo en castellano

JUAN A. MIGURA BERGARA.

La exposición 'Energía: origen y final de todo', ubicada en la planta baja del palacio de Errekalde, ha conocido centenares de visitantes y afronta ya el tramo final antes del cierre el próximo 5 de mayo. Desde el 25 de enero permite disfrutar de un viaje por el universo y la humanidad, los entornos energéticos, y los combustibles y la generación de energía. Estas son las tres líneas argumentales que se reparten en cada una de las salas. Una serie de cubos luminosos e infografías profundizan en los contenidos.

Cada espacio exige la participación del espectador, ya que plantea preguntas como, «¿qué decisiones deberemos abordar en un futuro inmediato respecto al uso de la energía?» o «¿tenemos suficiente energía para seguir evolucionando y continuar con el objetivo de ir a un más allá en casi todos los ámbitos de nuestras vida?».

En la antesala de la muestra se ha montado una maqueta sobre consumos eléctricos que reproduce el propio palacio de Errekalde. Es un trabajo del centro Usurbilgo Lanbide Heziketa especializado en materias relativas a la energía. Cualquier visitante tendrá ocasión de ver y practicar con los consumos reales de electricidad de la maqueta procedente de la red, placas fotovoltaicas y un mini generador eólico.

Arco eléctrico

Un complemento habitual de cada gran muestra es la figura de 'la pieza invitada' de la primera planta. Un aparato u objeto vinculado a la temática y que en esta ocasión se sustancia en el arco voltaico. Un mecanismo de generación de energía para experimentación que procede de los propios fondos museísticos recibidos de los laboratorios del Real Seminario.

El aparato, como explican los responsables, «genera una luz permanente que se regula manualmente. Entre las dos puntas de carbón ligeramente distanciadas se transmite una corriente eléctrica que produce, a su vez, luz eléctrica. Para mantener esta luz resulta imprescindible que esas varillas de carbón permanezcan a la distancia adecuada, lo cual se regula en este caso manualmente».

Los primeros experimentos sobre este sistema de iluminación denominado arco eléctrico o voltaico se deben al químico Davy y se realizaron hacia 1800. Sin embargo, hay que esperar hasta 1844 a que Foucault (1819-1868) logre obtener una iluminación eficaz mediante arco eléctrico, gracias a un regulador manual, «nuestra pieza está realizada por una casa francesa que inició su andadura a finales del siglo XIX».

Una segunda maqueta da la bienvenida al palacio en la entrada. Es una máquina de vapor ferroviaria realizada hace unos años por los vecinos Felipe Uriarte y Jose María Rubio. La clásica «chocolatera» ya se ha expuesto en algunas otras ocasiones, y en virtud de un acuerdo con estos dos constructores, se cedió por una década al consistorio y recala en esta exposición como una formas más de transformación de la energía.

Entrada y visitas guiadas

La muestra se puede visitar los miércoles y jueves de 10 a 14 horas, los viernes y sábados de 10 a 14 y también durante la tarde, de 16 a 19 horas, y los domingos de 10 a 13 horas. El museo cierra los lunes y martes. En el programa de visitas guiadas quedan pendientes la de este sábado 27 de abril en euskera y la del 4 de mayo, en castellano. Ambas a partir de las 11 horas. Contacto en el 943.7690.03.

Esta exposición es la primera desde la apertura de Laboratorium con entrada. Un vez superados los dos años de puertas abiertas como fórmula de promoción, desde principios de este año se aplican las tasas públicas aprobadas para 2019. Tiene una entrada general de 3 euros, para grupos de 2 euros por persona, y existe una entrada reducida de 1,5 euros.