La querella contra los crímenes del franquismo se presentó ayer

Querellantes. Vecinos personados, junto a la representación política sumada a la causa. /  MIGURA
Querellantes. Vecinos personados, junto a la representación política sumada a la causa. / MIGURA

Ayuntamiento y un grupo de vecinos se han sumado a la petición de justicia | El consistorio puso en marcha un proceso para recopilar las vulneraciones de derechos cometidas entre 1936 y 1978

JUAN A. MIGURABERGARA.

Un colectivo de diecisiete bergareses y bergaresas y el Ayuntamiento expusieron ayer sus testimonios para presentar la querella contra los crímenes del franquismo, que pide responsabilidades al régimen anterior sobre muertes, torturas y otras vulneraciones de derechos producidas desde 1936 a 1978.

En la documentación presentada por abogado y procurador ante el juzgado de instrucción de primera instancia de Bergara, están adheridas once causas de represión en ese periodo, algunas de la cuales afectan a más de un vecino o familiares de las víctimas. Junto a estos particulares también actúa como parte el Ayuntamiento de Bergara, que aprobó por unanimidad de PNV, EH Bildu, Irabazi y PSE-EE en el pleno del 18 de diciembre, abrir el proceso y personarse en la causa.

Los representantes políticos destacaron ante las puertas del palacio de Justicia que «hemos querido dar cuerpo hoy al acuerdo y a este proceso antes de la constitución nuevo Ayuntamiento que tendrá lugar mañana (por este mediodía) para reforzar el trabajo que ya se ha realizado».

El proceso, impulsado desde el consistorio en colaboración con la asociación memorialista Intxorta 1937 Elkartea, arrancó con recopilación de documentación y testimonios directos e indirectos hace unos meses. De las catorce entrevistas once han contado con el visto bueno de familiares o víctimas para personarse en el proceso, como el caso de Eulogio Diaz, refugiado en la URSS como consecuencia de la guerra y que acudió al acto. También se incluye un último delito a nivel cronológico, de 1981, un atentado contra un bergarés por parte del Batallón Vasco Español.

Este movimiento de querellas arropadas por consistorio y vecinos afectados tiene en Debagoiena precedentes en Mondragón y Elgeta.

El recorrido judicial que hasta la fecha han tenido, en la mayoría de los casos, ha sido que se archivan. «Nosotros recurrimos para que vaya al provincial, que también archiva el proceso, y a continuación pedimos amparo al Constitucional», destacaba el abogado Aratz Estonba.

Hasta la fecha el Constitucional no ve justificación para el amparo al considerar que no ha habido vulneración de derechos, y el siguiente paso sería acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

De otra parte, todos los testimonios recopilados para argumentar la acusación, por lo general, se remiten a la jueza Servini, que en la judicatura argentina tiene abierto un proceso contra el franquismo.

Momentos antes de la entrega de la querella, un grupo de integrantes de Intxorta 1937 Elkartea, junto a querellantes y vecinos, se mantuvieron unos minutos concentrados en la plaza ante los juzgados y señalaron que «estas querellas son una forma de reivindicar el derecho de todas las víctimas a la verdad, justicia y reparación, y un toque de atención para que hechos como estos no se vuelvan a producir».