Un paso más cerca del ascenso

Seguidores. Disfrutaron de una intensa celebración, que esperan no sea la última, en el polideportivo de Urnieta. /  BKE
Seguidores. Disfrutaron de una intensa celebración, que esperan no sea la última, en el polideportivo de Urnieta. / BKE

El Soraluce BKE termina cuarto y luchará a finales de mes por la Liga Autonómica | El empate a 21 goles en Urnieta fue muy trabajado y celebrado por los aficionados mahoneros

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El fin de semana del 27 y 28 de abril el primera territorial senior de balonmano disputará un play-off de ascenso a la Liga Vasca frente el Munttarpe lezotarra, Legazpi y Urnieta de la que dos conjuntos lograrán la mejora de categoría a la autonómica. Esta puerta se abrió el domingo al concluir los cuartos de la primera territorial con el empate que cosecharon, a 21 goles, en la pista del Urnieta.

Los hombres de Josetxo Muniategi sabían que la victoria o el empate permitía alcanzar el objetivo, mientras que el Haritza eibarrés, un punto por detrás, necesitaba el tropiezo total o parcial de los bergareses. Los armeros hicieron sus deberes con una victoria por 26 a 22 ante Elgoibar, y el BKE también cumplió por la mínima gracias al empate.

El decisivo encuentro en Urnieta estuvo muy igualado en los primeros minutos, con las defensas muy fuertes y los ataques oportunos ante los pocos errores defensivos. El marcador, en el minuto veinte, era 8 a 7. «En los últimos veinte minutos del primer tiempo el equipo tuvo un bajonazo que cortocircuitó el juego de ataque, y permitió abrir el primer hueco en el marcador al Urnieta para irse al descanso con un resultado de 12 a 8», apuntó el técnico mahonero Muniategi, muy contento con el último tramo de la Liga.

El equipo no arrancaba tras el descanso y los de casa se iban en el tanteador hasta el 15 a 9 para el minuto diez de este periodo que hacía presagiar la debacle, pero unos acertados cambios en ataque dieron mayor intensidad, y junto a la mayor agresividad defensiva, el conjunto empezó a carburar para recortar las diferencias. El primer empate llegó a 19 goles, y a partir de ahí el partido fue «muy igualado. El empate definitivo a 21 se logró a falta de 24 segundos para la finalización. El Urnieta pidió un tiempo muerto para preparar la última jugada. Lanzaron una falta directa que fallaron por poco». El conjunto mahonero contó con el apoyo de un nutrido grupo de seguidores que no dejaron de animar durante todo el partido.