Las obras del puente de Zubieta arrancan entre protestas vecinales

Zubieta. Los trabajos han arrancado con la rotura del firme para meter la conducciones. / MIGURA
Zubieta. Los trabajos han arrancado con la rotura del firme para meter la conducciones. / MIGURA

Solicitan la construcción de una pasarela de mecanotubo, y el Ayuntamiento ofrece servicio de transporte

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El tira y afloja entre un sector de vecinos de Zubieta y el Ayuntamiento de Bergara se mantiene una vez que ayer a media mañana se cerrara la pasarela a los peatones y dieran comienzo las labores de rehabilitación del puente, que se van a prolongar durante cuatro meses, según las bases de adjudicación.

A primera hora de la mañana algunos vecinos volvieron a impedir el inicio de los trabajos, como ya lo hicieran el jueves. Tras personarse la Policía Municipal, se dirieron al consistorio para mantener una reunión con la alcaldesa, Elena Lete. Allí volvieron a pedir un paso alternativo próximo durante la ejecución de los trabajos. «Hay mucha gente mayor en el barrio para los que ir hasta Agorrosin o Bideberri les supone un gran esfuerzo o simplemente no pueden. Queremos que abran el paso o que monten un puente de mecanotubo».

Desde la alcaldía destacaron la imposibilidad de instalar un puente provisional porque los organismos responsables como Ur Agentzia no permiten con facilidad ese tipo de medidas que afectan al cauce, y menos en una zona de inundabilidad. En su lugar, como alternativa, han propuesto un refuerzo del servicio de Herribusa y la posibilidad de servicio de taxi para casos puntuales para trasladar a la otra orilla del Deba, «para ir a la tienda, el ambulatorio o cualquier servicio tenemos que pasar al otro lado», insistía una afectada.

El Ayuntamiento de Bergara defiende su gestión y la necesidad de realizar ahora la obra porque del presupuesto de 313.864 euros, iva incluido, se ha logrado en ayudas 194.784 euros del programa Birgaitze de la consejería de Medio Ambiente, Planificación del Territorio y Vivienda para la recuperación de áreas residenciales degradadas, y se perdería de no ejecutarse en los plazos establecidos por el Gobierno Vasco.

Mejora en accesibilidad

Destacan que la rehabilitación va a mejorar la accesibilidad del puente «con la pendiente que recoge la legislación del 8% para mayor comodidad de los vecinos» y a nivel estético supondrá la recuperación de un elemento patrimonial cuya primera referencia es de 1596.

La actuación ha sido contestada en Zubieta por forma parte de un proyecto integral de recuperación de la calle que ahora mismo no van a desarrollar por completo, «más necesidad tienen las aceras y otras cosas que el puente», destacaron en las protestas.

La obra en la pasarela supone ejecutar la tercera fase por delante de la primera y segunda que reurbanizarán toda la calle; de Mugertza al puente, en una, y del puente a Bideberri, en otra. «Estamos trabajando en la búsqueda de ayudas económicas para la recuperación de la calle, pero ahora mismo la subvención que tenemos concedida es la que afecta el puente. Por esa razón hemos empezado por este punto la ejecución», apuntó la alcaldesa.

El primer trabajo de las máquinas ayer fue iniciar la retirada del firme para la colocación de todas la infraestructuras y conducciones que, como apuntan desde el consistorio, imposibilita el paso de los peatones. «Como les dijimos en la reunión del viernes y en la de esta mañana -por ayer- cuando la ejecución permita la apertura continua o alterna del puente, se hará. No queremos crear más molestias que las inevitables», apuntaron.

Ur Agentzia

La alternativa planteada en las dos reuniones por la portavoz de los vecinos ha sido la de montar un puente provisional de mecanotubo en algún punto cercano. El Ayuntamiento de Bergara no se ha mostrado muy proclive por la ocupación del cauce del río Deba que no autorizaría Ur Agentzia tras la experiencia en el proyecto de construir un nuevo puente fijo cerca de Mugertza, que se está dilatando en el tiempo por las exigencias de Ur Agentzia en el capítulo de inundabilidad. Además, un puente temporal de esas dimensiones provocaría un sobrecoste muy alto

A pesar de estar esta medida desestimada por el Ayuntamiento, la mañana del lunes técnicos de un empresa que se dedica a montar estructuras con tubos adelantaron a los vecinos un presupuesto estimado en 80.000 euros, y manifestaron que «vamos a mantener una reunión con Ur Agentzia para ver que posibilidades tenemos y si es verdad lo que nos dice el Ayuntamiento. Vamos a seguir adelante con nuestras peticiones. Convocaremos concentraciones y reuniones porque no nos han tenido en cuenta».

El consistorio, consciente de los inconvenientes que las obras pueden provocar a un sector de vecinos, especialmente a niños por el acceso escolar y personas con problemas de movilidad, ha ofrecido servicios especiales de transporte para paliar las incomodidades o la imposibilidad de trasladarse hasta el puente Agorrosin o el paseo de Bideberri, las dos opciones más próximas para cruzar hacia Matxiategi.

Falta de información

En la oposición, la coalición EH Bildu reconoce la necesidad de la obra y la oportunidad que supone la ejecución de esta fase con ayudas del Gobierno Vasco que cubren el 73% de la inversión. «Vemos con buenos ojos la obra porque va a mejorar la accesibilidad y recuperar valores históricos del puente», apuntan, pero critican la gestión realizada por el gobierno PNV y PSE respecto a los vecinos. «Denunciamos la falta de información del Ayuntamiento hacia los vecinos. No se les ha explicado la razón de desarrollar ahora esta fase después de haber salido de un encuentro hace unos meses en la que los residentes en Zubieta apuntaron como prioritarias las mejoras de las aceras de la calle». Desde EH Bildu califican la gestión del proyecto y la comunicación de irresponsable. «EH Bildu e Irabazi hemos tenido que facilitar a los vecinos la información que no tenían», y añaden, «este problema ha surgido por los hábitos de funcionamiento de este gobierno. Como hemos denunciado durante toda la legislatura, PNV y PSE gobiernan sin contratar ni facilitar proceso de participación reales a los bergareses». La coalición pide que se haga el esfuerzo para que la obra tenga el mínimo impacto en el vecindario.

 

Fotos

Vídeos