Ndank, el puente entre Bergara y Senegal

Escuela. Equipada parcialmente con la ayuda del colectivo bergarés. Varios niños y niñas con el material donado por los escolares de San Martin Herri Eskola. /  NDANK
Escuela. Equipada parcialmente con la ayuda del colectivo bergarés. Varios niños y niñas con el material donado por los escolares de San Martin Herri Eskola. / NDANK

Los fundadores de la oenegé han visitado Dionewar para proponer mejoras en la escuela infantil y atestiguar el destino de la ayuda de empresas y particulares

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Seis años ha cumplido la asociación Ndank Ndank en los que han estrechado lazos de cooperación y desarrollo con el distrito senegalés de Dionewar a través de la iniciativa que capitanean Elisabet Domínguez, Mamadou Sarr y un grupo de bergareses que pusieron en pie la ONGD. Esta pareja ha regresado hace unos días del África Occidental, donde ha conocido la plasmación de los proyectos y los nuevos retos, «un viaje muy enriquecedor con familia y amigos de allí. Hemos vuelto a ver que se hace realidad la colaboración que mantenemos y hemos detectado nuevas necesidades».

Entre las prioridades de acción a corto plazo están las necesidades de la escuela de educación infantil. «Con las importantes aportaciones económica de empresas como Erreka, Orona y Fagor Ederlan, además del dinero recogido con la venta de camisetas que pusimos en marcha en julio, vamos a hacer llegar el agua hasta la escuela, como primer paso», destaca Elisabet. «El centro también necesita crear un aula más porque en un espacio reducido se reúnen unos 60 niños y niñas de entre 2 y 6 años. También hay que remodelar el tejado que está en mal estado y construir una carpa en el patio de educación primaria con las chapas que se ha comprometido a donar Fagor Industrial este verano».

En la escuela ya está instalado el material de oficina aportado por Fagor Industrial y que se trasladó en un contenedor marítimo financiado por Erreka donde compartía espacio con el material de baloncesto recogido el pasado año en colaboración con Bergara Kirol Elkartea, que además de equipaciones para niños y niñas, facilitó material de competición y ayuda para montar una cancha de baloncesto.

Durante esta última visita la embajada bergaresa entregó el material escolar que aportaron los niños y niñas del aula de tres años de San Martin Herri Eskola. «Lo recibieron con auténtica ilusión», destaca Eli.

La implicación con África de Ndank Ndank Elkartea está centrada en proyectos de cooperación en materia educativa y sanitaria, pero desde su fundación quieren ir un poco más allá «fomentamos la interculturalidad entre vascos y senegaleses que se encuentran aquí, y de otra parte, llevar a cabo proyectos de cooperación al desarrollo en materias de salud y educación sobre el terreno en Senegal».

El colectivo que trabaja en ese doble sentido no deja de aportar aquí y allí con un trabajo constante «poco a poco. Es los que quiere decir Ndank Ndank en el idioma wolof de Senegal». Es el más común para los senegaleses del grupo y la lengua más extendida en un territorio, donde el francés es el idioma oficial.