Laboratorium Museoa aporta luz sobre los secretos de la energía

Maqueta. Creada por Usurbilgo Lanbide Heziketa, reproduce consumos eléctricos generados con dististas fuentes. /  MIGURA
Maqueta. Creada por Usurbilgo Lanbide Heziketa, reproduce consumos eléctricos generados con dististas fuentes. / MIGURA

Hasta el 5 de mayo alberga la muestra 'Energía: origen y final de todo' | Han creado una unidad didáctica sobre la materia con la que trabajarán estudiantes de tercero y cuarto de secundaria

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Cada año Laboratorium Museoa pone el punto de mira en un contenido científico para que sea eje de su actividad expositiva y excusa para el desarrollo de una unidad didáctica que integra la participación de los centros de formación de la localidad, comarca y Gipuzkoa. Este 2019 el tema es la energía, que ya desde este viernes y hasta el 5 de mayo se encarga de ocupar las salas de la planta baja del palacio de Errekalde con la exposición 'Energía: origen y final de todo'.

Es un viaje por el universo y la humanidad, los entornos energéticos, y los combustibles y la generación de energía. Estas son las tres cabeceras de los argumentos que ofrece cada una de las salas. Una serie de cubos luminosos e infografías profundizan en los contenidos.

La información está elaborada por personalidades de renombre como el científico navarro y profesor de la Universidad de Barcelona, Javier Tejada, que junto a Carlota Oliver y Elies Molins, son los comisarios de la exposición.

Como apuntó en la presentación la técnico de museo, Rosa Errazkin, el contacto con la universidad catalana ha llegado a través de Jakiunde, Academia de las Ciencias, Artes y Letras con sede el la Torre Olaso y de la que es miembro número el profesor e investigador Javier Tejada Palacios, natural de Castejón. Es catedrático de Física de la Materia Condensada de la Universitat de Barcelona, dispone de infinidad de distinciones académicas, ha publicado 300 trabajos especializados en revistas internacionales, cuenta con 14 patentes de ámbito internacional, y ha dirigido 56 proyectos de investigación, más tesinas y tesis doctorales. Junto a los otros dos comisarios acudió a la presentación que tuvo lugar el pasado viernes en el museo bergarés de historia de la ciencia.

Invitación a la reflexión

Cada una de las salas de la muestra pide la implicación del espectador, ya que plantea preguntas como, «¿qué decisiones deberemos abordar en un futuro inmediato respecto al uso de la energía?» o «¿tenemos suficiente energía para seguir evolucionando y continuar con el objetivo de ir a un más allá en casi todos los ámbitos de nuestras vida?».

La muestra se puede visitar los miércoles y jueves de 10 a 14 horas, los viernes y sábados de 10 a 14 y también durante la tarde, de 16 a 19 horas, y los domingos de 10 a 13 horas.

Esta exposición también sirve para empezar a aplicar la decisión de cobrar el acceso al museo, como se aprobó en el pleno de tasas públicas de diciembre. Desde el primer día de 2019 la visita a Laboratorium tiene una entrada general de 3 euros, para grupos de 2 euros por persona, y existe una entrada reducida de 1,5 euros.

El reclamo de las maquetas

En la antesala de la muestra se ha montado una maqueta sobre consumos eléctricos que reproduce el propio palacio de Errekalde. Es un trabajo del centro Usurbilgo Lanbide Heziketa especializado en materias relativas a la energía. Cualquier visitante tendrá ocasión de ver y practicar con los consumos reales de electricidad de la maqueta procedente de la red, placas fotovoltaicas y un mini generador eólico.

Poco antes de alcanzar este curioso y detallado trabajo, en el misma entrada del museo han colocado la maqueta de una máquina de vapor ferroviaria realizada hace unos años por los vecinos Felipe Uriarte y Jose María Rubio. La clásica 'chocolatera' ya se ha expuesto en algunas otras ocasiones, y en virtud de un acuerdo con estos dos constructores, se ha cedido por una década al consistorio. «Nos ha parecido adecuado que de la bienvenida en la entrada porque es una formas más de transformación de la energía», dijeron.

Experimentar

Hace tiempo que los museos han dejado de lado la función de almacenamiento histórico para ofrecer rentabilidad social cono dinamizadores del conocimiento, en este caso científico. En este línea Laboratorium Museo crea un unidad didáctica por cada exposición, y esta no iba a ser menos. Han elaborado un unidad que permite a estudiantes de tercero y cuarto de secundaria conocer muchos aspecto del mundo de la energía. Sobre el material trabajan en sus clases para después acudir a una jornada al museo. En un estancia de tres horas conocen aplicaciones de los conocimientos que ya han adquirido, y terminan por experimentar en el propio laboratorio de museo.

Por el momento, para esta exposición han mostrado interés los centros escolares de la villa, alguno de Arrasate y Amorebieta, «y estamos en contacto con otros cuantos».