Irabazi tiene en «la justicia social y medioambiental» su seña de identidad

Candidatura. Aiert Lizarralde, en el centro, acompañado de algunos miembros de la lista electoral./I.E.
Candidatura. Aiert Lizarralde, en el centro, acompañado de algunos miembros de la lista electoral. / I.E.

En la presentación destacaron como objetivo central «la democratización del Ayuntamiento» Aiert Lizarralde vuelve a liderar la candidatura para las municipales del día 26

JUAN A. MIGURABERGARA.

Irabazi, la confluencia de Ezker Anitza-IU y Equo, concurre a las municipales del 26 de mayo con Aiert Lizarralde como número uno de la candidatura que apuesta, como apuntó en su presentación, «por un ayuntamiento transparente y participativo».

Durante los últimos cuatro años, Lizarralde ha sido el único representante del Irabazi en la presente corporación, donde ocupa la bancada de la oposición. «Nuestro objetivo principal será democratizar el funcionamiento del consistorio para recobrar esperanzas en la sociedad. No queremos un gobierno que decide por todos. Ni tampoco gobiernos que hacen trampas al solitario con la participación ciudadana», señaló.

LISTA DE IRABAZI

Alcaldable
Aiert Lizarralde Ortiz de Zarate.
Candidatura. Del segundo al puesto diecisiete por orden
Sofía Gimbert Sánchez, Andrés Díez Timofeva, Antonia Galiot Chups, Juan Manuel García Delgado, Mamen Muela Aparicio, Daniel Díez Medina, Isabel Sanz Garitano, Eugenio Vicente Matilla, Carmen Zabaleta de Blas, Miguel Ángel Hernández Sáez, Teodora Delgado Fernández, Jakot Carrera Zabala, Eukene Fernández Robledo, Sergio Moto Dávila, Vicente Sánchez Huelva y María Isabel Salud Areste.

En las municipales de 2015, Irabazi concurría en colación con Podemos y este año se prsenta en la villa mahonera con una lista propia, lo que no desanima a la nueva estructura. «Tenemos el objetivo de lograr representación en el Ayuntamiento», afirmaron.

La puesta de largo de candidatura sirvió para anticipar las líneas maestras del programa, como «la autogestión de los barrios en el medio rural, el impulso al pequeño comercio mediante el reparto gratuito a casa de las compras, el aprovechamiento y promoción del polígono industrial Larramendi actualmente vacío, o la gratuidad del aprendizaje del euskara». A la vez que se comprometían a dotar de recursos la contratación de educadores sociales para la detección temprana del maltrato infantil y la exclusión social, o a eliminar la lista de espera en Mizpirualde.

También apuestan por una política de vivienda que no ocupe más suelo. «A día de hoy en Bergara hay 900 viviendas vacías, por lo que impulsaremos el alquiler social y la rehabilitación de viviendas con ayudas para la instalación de ascensores». A la vez que se comprometen a tomar medidas para que Bergara sea un municipio libre de desahucios, y nuevas política urbanísticas «para empezar el equilibrio entre las calles y barrios más castigados como Zubieta, Mekolalde, Osintxu, Iraburu, Zubiaurre y otros».

En esta candidatura «joven y a la vez experimentada» en la gestión, porque buena parte de los presentes han colaborado con Lizarralde en el día a día municipal, el capítulo medioambiental tiene mucho peso. Explicaron que «impulsaremos la limpieza y regeneración del río Deba, compraremos tierras para la creación de bosques autóctonos y daremos ayudas para su plantación y abriremos parques caninos en Boni Laskurain, Santa Ana, Arrizuriaga y Altos Hornos». A la vez persiguen impulsar nuevos criterios hacia la movilidad sostenible, «como parkings periféricos en Algodonera y Amillaga, y completaremos la red de bidegorris en Tavex, a Angiozar, Antzuola, Ubera y Mekolalde».

En la batería de medidas deportivas proponen un techo abatible como solución a los problemas de las piscinas exteriores. Para las necesidades de espacio en Labegaraieta apuestan por una cubierta en las canchas exteriores y la reforma del rocódromo, y de cara a Agorrosin se decantan por la hierba artificial, la ampliación de campo, y mantener tres calles de la pista de atletismo.

En cuanto a instalaciones culturales como Seminarixoa se inclinan por «la autogestión ciudadana».