La 'gran recogida' llenará las estanterías del Banco de Alimentos

Almacén. La sede de San Juan, lista para recibir la aportación que gestiona en media Gipuzkoa. /  MIGURA
Almacén. La sede de San Juan, lista para recibir la aportación que gestiona en media Gipuzkoa. / MIGURA

Este viernes y sábado se desarrollará en las cadenas de supermercados | En Bergara se necesita una veintena larga de voluntarios para gestionar las donaciones en los puntos elegidos

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El viernes 30 de noviembre y el sábado 1 de diciembre en numerosos establecimientos y grandes superficies de Debagoiena, Debabarrena, Goierri y Urola los voluntarios coordinados desde la delegación bergaresa del Banco de Alimentos de Gipuzkoa gestionarán la 'gran recogida' de alimentos no perecederos. Uno de los eventos solidarios más asentados del año y que supone para el Banco de Alimentos un sobre esfuerzo respecto a su actividad ordinaria.

La acción sobre el territorio guipuzcoano de la organización solidaria sin ánimo de lucro está dividida a nivel organizativo y de gestión entre la central de Oiartzun y la delegación bergaresa en el polígono industrial de San Juan, que coordina José Antonio Agirrebeña desde su puesta en marcha en abril de 2011. «La 'gran recogida' es la campaña más importante del año y la que más alimentos aporta al almacén. Para poder llevar adelante el trabajo extra trabajan unos 500 voluntarios para cubrir unos 33 puntos en supermercados y centros comerciales de casi la mitad de Gipuzkoa, que cubrimos desde aquí».

Los interesados en echar una mano en los establecimientos pueden dirigirse al 943762190 o al correo electrónico bergara@bancoalimentosgipuzkoa.org.

«Para la clasificación en el almacén ya tenemos un grupo fijo de unos 90 voluntarios que vienen todos los años procedentes de Mutriku, Arrasate, Bergara y otros pueblos».

Las empresas distribuidoras que colaboran este año son Eroski, El Corte Inglés, Día, Lidl, BM, Carrefour, Mercadona y Super Amara.

Una idea del esfuerzo que suponen esas dos fechas se refleja en el balance de 2017 cuando la delegación bergaresa recibió 90.503 kilos con esta acción de los 394.997 que se recogieron en toda Gipuzkoa. Respecto a su actividad anual supone un porcentaje muy importante sobre los 464.048 kilos que pasaron por la sede el pasado año, de los que casi la mitad corresponden a la modalidad de último minuto de productos perecederos.

Alimentos y bonos

La 'gran recogida' de 2018 solicita como aportaciones prioritarias galletas, aceite, cacao en polvo, azúcar, legumbres, conservas de pescado y vegetales, alimentos infantiles como papillas y leche infantil, y pañales.

Los organizadores insisten en la modalidad de los «bonos comida» con los que el año pasado se recaudaron alrededor de 250.000 euros en toda Gipuzkoa. Un sistema creado específicamente para aquellos alimentos perecederos como los lácteos y otros, para asegurarse que van a poder proporcionarlos durante todo el año, sin preocuparse de la caducidad que se les puede echar encima tras esta campaña especial.

Los «bonos comida» consisten en que aquellas personas que acudan a un supermercado donen bonos en vez de alimentos a la recolecta. «Cuando un cliente está pagando la compra solo tiene que decirle a la cajera la cantidad en bonos que quiere aportar», apunta Agirrebeña. «En la comarca ofrecen esta posibilidad de Eroski, BM y Super Amara». De esta manera, el Banco de Alimentos se asegura un presupuesto para todo el año que únicamente canjearán por alimentos.

Sea en alimentos o bonos la aportación es fundamental para responder a una necesidad social. «El primer año atendimos a 282 personas a través de ocho instituciones, y ahora mismo en noviembre serán 4.361 personas, más 407 niños de 0 a 3 años, a través de 35 entidades colaboradoras».

Puertas abiertas

El día a día del Banco de Alimentos en Bergara se sustenta en un colectivo de unos 70 voluntarios con predominio de jubilados. «Estamos abiertos a todos los que estén interesados en ayudar. Se pueden dirigir a la misma dirección que facilitamos para la gran recogida». La labor se realiza por equipos de 8 a 10 voluntarios que trabajan de 9.00 a 13.00 horas en la recogida en los establecimientos, clasificación, preparación de pedidos y reparto a los puntos concertados de su área de actuación donde acuden las personas necesitadas de la aportación solidaria.

 

Fotos

Vídeos