Gobierno e Irabazi se enzarzan por los excrementos de los perros

Acusan al portavoz de la coalición de «faltar al respeto a trabajadores y gobierno» durante el pleno del lunes

J.A.M. BERGARA.

La intención de la coalición Irabazi de presentar una moción en el último pleno ordinario, que solicitaba al consistorio un compromiso para reducir la presencia de excrementos de perro en las calles, y, entre otras medidas, proponía la creación de un censo en base a pruebas de ADN para la identificación de los animales, como se realiza en otros lugares, fue el detonante de una agria discusión entre el gobierno local, PNV-PSE, y el portavoz de Irabazi, Aiert Lizarralde.

El texto finalmente se retiró porque PNV y PSE acudieron con un informe de la secretaria municipal, que señalaba que la legislación autonómica no permite la realización de dichas pruebas de ADN a los perros para la identificación.

El informe causó el enfado de Lizarralde, que descalificó el mismo e inició una dura discusión con el concejal jeltzale Lander Arregi.

En opinión de Lizarralde, el informe jurídico tenía la única pretensión de tumbar la posibilidad de tratar la moción, «que presentamos en respuesta a peticiones de muchos bergareses, entre ellos muchos votantes vuestros», y añadió que fue un encargo del gobierno a la secretaria.

Estas afirmaciones incrementaron el enfado del gobierno porque consideran que pone en entredicho la profesionalidad de empleados municipales, como la secretaria y de la propia actuación del gobierno.

El episodio ha llevado al equipo municipal a remitir una declaración institucional que destaca que «no se puede admitir que se ponga en cuestión la profesionalidad del personal municipal ni la correcta actuación del gobierno municipal, que cumple la legislación vigente con honestidad y rectitud; y por ello, recibe y sigue todos los informes técnicos necesarios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos