La excavación de San Miguel, a la vista

Excavación. Etxezarraga y su equipo, durante las labores. El esqueleto de la criatura se datará con la prueba del carbono. /  MIGURA
Excavación. Etxezarraga y su equipo, durante las labores. El esqueleto de la criatura se datará con la prueba del carbono. / MIGURA

El Ayuntamiento ofrece mañana una visita guiada para conocer de primera mano los resultados | El análisis arqueológico dirigido por Iosu Etxezarraga ayuda a conocer los orígenes de la villa

NAIARA GONZÁLEZ BERGARA.

La excavación que se está llevando a cabo en la ermita de San Miguel de Aritzeta podrá ser visitada por el público mañana a las 11.00 horas, tras recolectarse los primeros frutos de la investigación. «El esqueleto de un bebé, que previsiblemente es anterior al año 1400, es el descubrimiento más sorprendente hasta el momento», tal y como ha explicado el historiador y arqueólogo donostiarra Iosu Etxezarraga, que dirige un equipo integrado por Xabier Alberdi, Aitor Leniz, Beñat Agirrebengoa y Luis del Barrio.

El Ayuntamiento ha optado por abrir al público la labor aprovechando el programa del 750 aniversario de la concesión de la Carta Puebla al municipio, que ha empujado a indagar en las realidades de tiempos anteriores a 1268.

La primera vez que aparece información sobre la ermita de San Miguel de Aritzeta es en 1050, año en el que todavía el núcleo formaba parte del Reino de Navarra. Es entonces cuando un bergarés llamado Sancho donó manzanales y tierras próximas a la ermita, como consta en un documento del Monasterio de San Juan de la Peña, (Huesca). Tirando del hilo que deja la pista, Etxezarraga y su equipo dicen tener «conocimiento de la posible existencia de dos aldeas altomedievales en San Miguel y Parteitti».

La investigación se centra en seguir las huellas de las poblaciones que podían existir antes de que el núcleo de San Pedro recibiera un fuero, la Carta Puebla. «El indicador que nos da pie a ello es hallar una necrópolis alrededor de una iglesia y su datación», cuenta Etxezarraga. «Se ha abierto una parte del suelo de la iglesia para ver si encontramos enterramientos antiguos y restos de iglesias más viejas», añade.

Restos encontrados

La aportación económica del Consistorio y de la Diputación han permitido que la excavación, que está llegando a su fin, haya dejado varios resultados. «Han aparecido restos de fuego, carbón y cal», enumera el arqueólogo. «La cal es un material que se usaba como cemento y, por ello, puede que ese fuego fuera una especie de horno con el que lograron la cal para las paredes».

En mitad de la excavación ha aparecido un «enterramiento de un niño o niña» de corta edad «con las piernas como las de los bebés». Según explica Etxezarraga se trata de un «enterramiento anterior al siglo XV» y todo indica a que los restos de la criatura «estaban ahí cuando se hicieron las obras de ampliación» de la ermita. También han hallado restos de cerámica y dos monedas de «apariencia medieval». Todos los restos, tanto los huesos como la cerámica y las monedas se entregarán y guardarán en Gordailua, el Centro de Patrimonio Cultural Mueble de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Visita guiada en euskera

El público podrá disfrutar de una visita guiada por la ermita de San Miguel de Aritzeta, mientras el equipo de Etxezarraga continúa con las labores de excavación, mañana durante al menos una hora y en euskera.

Es necesario apuntarse en el Museo Laboratorium, ya sea de manera presencial, por email (turismoa@bergara.eus) o llamando al 943 76 90 03, en horarios de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.00.

El Ayuntamiento facilita un autobús que saldrá mañana a las 10.30 horas desde el frontón municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos