Demolerán el muro de división con la calle Ibargarai

Con el doble objetivo de crear un espacio más diáfano y poder ampliar la acera de Ibargarai que discurre junto a la pared sin tocar a la calzada, está previsto tirar el muro de separación entre el patio y la calle. Sin ese obstáculo la acera crecerá hasta adquirir las medidas de la que discurre en línea desde la parte alta de la calle. La eliminación del muro ocasiona un problema al patio en su funcionamiento como zona de recreo de los niños y niñas de la ikastola y espacio de usos deportivos y lúdicos de pequeños y jóvenes, ya que el riesgo de acceder de forma directa a la carretera se incrementaría. Para evitar esta situación, el Ayuntamiento plantea crear un sistema de separación que garantice la seguridad y a la vez la accesibilidad. Este será uno de los caballos de batalla de los encuentros que mantendrá con los grupos que usan el patio. Algunas alternativas apuntan a maceteros y otras medidas, pero todavía no tienen concreción. Lo que si deberá contener la nueva línea de separación serán bancos, ya que el muro dispone de un banco corrido en toda su longitud muy utilizado por niños y mayores mientras el patio funciona con área de esparcimiento abierto. Una función que mantendrá este espacio con el parking debajo, aunque aún no se conozca el acabado que lucirán la separación y la solera.

 

Fotos

Vídeos