Debut del nuevo femenino con victoria

Juvenil. La nueva formación, minutos antes de sumar el primer triunfo en el trofeo. / MUNIATEGI
Juvenil. La nueva formación, minutos antes de sumar el primer triunfo en el trofeo. / MUNIATEGI

El sénior de primera territorial mejora una plaza a costa del Urola tras vencer 24-21. Las juveniles de balonmano superaron por 24-22 al Ordizia en Labegaraieta

JUAN A. MIGURA BERGARA.

La presentación en casa del conjunto juvenil femenino de balonmano en la segunda jornada del trofeo Federación se saldó con una apretada victoria por 24-22 ante el Ordizia de formación que dirige Iosu Agirre. Como destacaron desde la sección, lo verdaderamente importante es que hemos logrado esta campaña incluir un equipo femenino de esa categoría «y complementar la estructura al infantil y cadete que ya estaban en competición».

Han logrado en los últimos años recuperar categoría femenina que había, «hemos ampliado la oferta de otra modalidad deportiva para las chicas».

El juvenil está integrado por Mireia Sebal, Maddi Bengoa, Eider Najera, Olaia Jimenez, Alazne Mujika, Alba Estevez, Maddi Igarza, Goiuri Gomez, Oihana Laskurain y Yoselhin Arias Rodriguez.

Sus compañeras de club conocieron otro triunfo en infantiles en la cancha del Ereintza por 21-23 goles, y en casa perdieron las cadetes por 16-27 contra el Egia.

La jornada para los chicos estuvo al cincuenta por ciento con triunfos para el infantil en Egia por 28- 29 y el sénior de primera territorial por 24-21 ante el Urola, y derrotas del juvenil en la cancha del Urola por 35-23 y del sénior de segunda territorial en casa por 16-17 contra el Egia.

Especial trascendencia tuvo el triunfo del primera territorial ante un rival directo como Urola en un partido complicado. Los visitantes se fueron al descanso por delante con 12-13. La defensa abierta que plantearon complicó el ataque al Soraluce BKE y contaron con ventajas de hasta tres goles. En la reanudación los mahoneros se adelantaron pronto en el marcador y mantuvieron la ventaja hasta el final. El equipo jugó muy serio en defensa con un Iñaki Olabarria muy intenso y el resto a un gran nivel. La presión defensiva permitió recuperar balones y salir a la contra en jugadas culminadas por Andoni Moñux y Josuma Erdabide.