El control de aguas sucias en Fraiskozuri, a punto de concluir

Canalización. El tubo de fibra de vidrio discurre por la fachada trasera de estos edificios. /  MIGURA
Canalización. El tubo de fibra de vidrio discurre por la fachada trasera de estos edificios. / MIGURA

Invertidos 93.000 euros para dotar de un tubo exterior a los bloques sobre el río | Los siguientes proyectos serán la recogida de aguas hacia la depuradora en varios puntos del polígono de San Lorenzo y en Osintxu

JUAN A. MIGURA BERGARA.

En poco días concluirán las labores para renovar la infraestructura para la recogida de aguas residuales en los bloques sobre el río Deba de la plaza Fraiskozuri. Supone eliminar uno de los puntos negros de vertidos de fecales que no estaba conectado con la red general que conduce las aguas sucias hasta la depuradora de Mekolalde para su tratamiento y posterior regreso al caudal del Deba.

En estos edificios de viviendas la inversión municipal de casi 93.000 euros, que ha ejecutado tras concurso la empresa Construcciones Artzamendi, ha consistido en la conexión con el colector en base a un tubo de fibra de vidrio.

La conducción discurre por la fachada trasera de las viviendas. En esta misma plaza en meses anteriores se procedió a otras dos fases, con una inversión de 169.000 euros, para recuperar las conducciones del bloque del Frontón y otros edificios contiguos.

La última de las actuaciones supone el control de las aguas sucias de 24 viviendas y una considerable mejora para la salud de río, como destacan desde el consistorio, «es una de las numerosas actuaciones realizadas y de las que están previstas».

Un estudio realizado hace unos años detectaba en el municipio 212 puntos que no estaban canalizados a la red del colector general, muchos de ellos pequeños, pero también algunos de envergadura sobre los que se ha priorizado la actuación pública.

El balance a esta fecha de los responsable locales estima que las actuaciones desarrolladas los tres últimos años han logrado conducir los vertidos de un centenar de puntos al colector central que traslada las aguas negras hasta la depuradora comarcal de Mekolalde. Una estimación señala que se han retirado unos 230 m3 de vertido sin control.

Osintxu y San Lorenzo

Otro de los enclaves negros en la red es Osintxu. Los vertidos se dan de forma directa a un canal lateral al cauce de Deba y ya están listos los trabajos para conducir estas aguas residuales de importante núcleo residencial. El proyecto es la ejecución de un colector dotado de un sistema de motobomba ya que el agua tiene que subirse curso arriba hasta la planta de Mekolalde.

Además, enclaves concretos del polígono industrial de San Lorenzo son otra de la prioridades marcadas, y más atendiendo al carácter industrial que incrementa de riesgo de vertidos de productos potencialmente más tóxicos utilizados en la producción.

La recogida, control y conexión de las aguas residuales de este puntos están en fase de estudio con la redacción del proyecto contemplada para 2019.

Los siguientes esfuerzos se centrarán en reducir el número de puntos negros en usos residenciales e industriales diseminados y de baja densidad. Más allá de la capacidad de acción local, quedan la conexión con el colector general en Bergara de las residuales procedentes de An-tzuola y Elgeta.

El trabajo del equipo de gobierno en el caso de los enclaves rurales es apoyar la política de subvenciones de hasta el 50% para la dotación de fosa sépticas para el control de las aguas negras en los caseríos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos