Una charla presenta los hallazgos de la excavación arqueológica en San Miguel

San Miguel. Etxazarraga, a la izquierda, junto a su equipo durante la excavación en la iglesia. /  MIGURA
San Miguel. Etxazarraga, a la izquierda, junto a su equipo durante la excavación en la iglesia. / MIGURA

El jefe del equipo investigador, Josu Etxezarraga, explica los detalles, hoy, desde las 19 horas en Irizar

JUAN A. MIGURA BERGARA.

De mayo a julio han estado abiertas las losas de la iglesia de San Miguel de Aritzeta para desarrollar un estudio arqueológico que busca la presencia y evolución de los bergareses en lo alto del monte, que fue uno de los primeros asentamientos de los futuros vecinos de la villa. Todos los indicios y datos recogidos se presentan hoy en una conferencia que ofrecerá a partir de las 19 horas en la última planta del palacio de Irizar el arqueólogo donostiarra Josu Etxezarraga, director del equipo integrado junto a Xabier Alberdi, Aitor Leniz, Beñat Agirrebengoa y Luis del Barrio.

El Ayuntamiento ha impulsado este trabajo de campo aprovechando el programa del 750 aniversario de la concesión de la Carta Puebla al municipio, que ha empujado a indagar en las realidades de tiempos anteriores a 1268. La primera vez que aparece información sobre la ermita de San Miguel de Aritzeta es en 1050, año en el que todavía el núcleo formaba parte del Reino de Navarra. Es entonces cuando un bergarés llamado Sancho donó manzanales y tierras próximas a la ermita, como consta en un documento del Monasterio de San Juan de la Peña (Huesca).

Tirando del hilo que deja la pista, Etxezarraga y su equipo dicen tener «conocimiento de la posible existencia de dos aldeas altomedievales en San Miguel y Parteitti».

La investigación se ha centrado en seguir las huellas de las poblaciones que podían existir antes de que el núcleo de San Pedro recibiera un fuero. «El indicador que nos da pie a ello es hallar una necrópolis alrededor de una iglesia y su datación», apunta Etxezarraga, que abrió parte del suelo del templo para ver si encontraban enterramientos y restos de iglesias anteriores.

Hallazgo inusual

«Un esqueleto de un bebé que previsiblemente es anterior al año 1400 es el descubrimiento más sorprendente». Como explicará, «es un niño/a con las piernas como las de los bebés. Todo indica que estaba ahí cuando se hicieron las obras de ampliación de la ermita». También han hallado restos de cerámica y monedas de «apariencia medieval».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos