Con el bidegorri de Urarte al cruce de San Blas se suman 12,2 kilómetros

Bidegorri. Varias farolas iluminarán el tramo junto a Dikar. / MIGURA
Bidegorri. Varias farolas iluminarán el tramo junto a Dikar. / MIGURA

La ordenación del cruce al barrio de Buruñao se encuentra en fase de estudio | El presupuesto de 2019 contemplará una partida para realizar un tramo del recorrido de la parada de autobuses a San Antonio

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Los nuevos 950 metros del bidegorri entre la conclusión de la calle Ernai y el cruce de entrada al barrio de Buruñao ya son de uso cotidiano para los bergareses que han conocido la transformación de la calle Urarte y del paso junto a la cooperativa Dikar. Forman parte de los 12.2 kilómetros de carriles rojos en el término municipal, con 4.400 metros en zona urbana y otros 7.500 metros fuera del núcleo residencial.

Como destacó en la inauguración del nuevo tramo la alcaldesa, Elena Lete, «el desarrollo de los bidegorris no se para aquí. El presupuesto de 2019 habrá una asignación para afrontar una parte del bidegorri que va desde la estación de autobuses hasta San Antonio». El resto, hasta la conexión con el que bajará de Antzuola, corresponde en ejecución a la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Además recordó, que en estos momentos trabaja una comisión de vecinos, propietarios, empresas y Ayuntamiento para conciliar todos los intereses y diseñar la rotonda del cruce de San Blas, que justamente supondrá la culminación de la fase dos de tramo presentado.

El recorrido desarrollado ha supuesto un desembolso de 345.725 euros, con ejecución de Sasoi Eraikuntza sobre proyecto de Zetabi Arkitektura Bulegoa. El consistorio ha solicitado, dentro del programa Renove de zonas industriales, una ayuda económica al Spri para paliar parte de la inversión. «Estamos esperanzados», recordó Lete quien añadió que «también hemos perdido ayuda para renovar toda la acera derecha de la calle Urarte, y la calzada se va a asfaltar dentro del programa municipal».

Los que están en uso cotidiano son los 950 metros entre el final de Ernai y el cruce de San Blas, que dan continuidad al carril bici que llega desde Boni Laskurain por el puente de Agorrosin y se adentra en Ernai, «uno de los recorridos más utilizados».

Cuatro metros de anchura

La nueva plataforma tienen cuatro metros de anchura, dos para el peatón y dos para la bicicletas, y está separada de la carretera en un tramo por unos aparcamientos, «ahora mismo un poco incómodos por una cosca en el acceso desde la calzada que se minimizará con el asfaltado de la calle».

Al desarrollar este proyecto ha sido esencial el convenio de colaboración firmado entre el ayuntamiento y las empresas Dikar S. Coop. Marmolería Bergaresa S.L. y Metagra que, en algunos casos, han realizado aportaciones económicas en concepto de cargas urbanísticas por mejoras y en otros, espacio.

Los trabajos, según el aparejador municipal Edu Alvarez, ha consistido en la excavación y rellenos para lograr la plataforma, ejecución de escolleras y muros, saneamientos e instalaciones, firme y pavimentación, acabados de barandillas y zonas ajardinadas, pintura y señalización. Están a la espera de la llegada de iluminación en el tramo que va desde Dikar al puente de Buruñao donde han previsto media docena de farolas, y otras tres en la trasera de Metraga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos