El bidegorri avanza 250 metros para unir la parada con San Antonio

Bidegorri. Junto a la acera irá el nuevo bidegorri desde la parada de Ibargarai a San Antonio. / MIGURA
Bidegorri. Junto a la acera irá el nuevo bidegorri desde la parada de Ibargarai a San Antonio. / MIGURA

El Ayuntamiento ha previsto para otoño el inicio de la construcción del tramo | Discurrirá junto a la acera de la travesía, estrechando los carriles de rodadura y tranquilizando el tráfico

JUAN A. MIGURA BERGARA.

La vieja aspiración de unir la villa con Antzuola por un bidegorri camina poco a poco hacia el objetivo que deberán culminar a través de la colaboración entre el Ayuntamiento y la Diputación Foral de Gipuzkoa. Esta última institución tiene que ejecutar el mayor tramo desde al altura de la empresa Matz Erreka hasta Urteaga. Por su parte, corresponde al consistorio bergarés el tramo entre la parada central de autobuses de Ibargarai, nudo de la red interna de bidegorris, hasta las últimas viviendas oficiales construidas en Urteaga.

Para este último recorrido el consistorio ya tiene prevista la ejecución de una primera fase que llevará el vial ciclista y peatonal desde la parada de autobuses hasta San Antonio, junto a la nueva plaza surgida en el solar del Canalejas.

En una segunda fase abordarán, una vez de cruzar la calzada frente a la ermita por el paso peatonal, el tramo que discurrirá en paralelo a la calle San Miguel por la nueva urbanización hasta la conexión con la ejecución foral.

El consistorio espera acometer Ibargarai-San Antonio a partir de otoño e invertir parte de los 550.000 euros del proyecto en su totalidad, redactado por el estudio Zetabi Arkitektura. Según el anteproyecto, la acera que discurre pegada al río se reforma y en paralelo se habilita el carril en aglomerado asfáltico rojo para bicis. Ambos espacios tendrán como mínimo dos metros de anchura.

El itinerario supone unos 250 metros de longitud y posibilitará la unión a a través de bidegorri de San Antonio, Martoko y Zubiaurre con el centro de la villa por este lado del río Deba.

Esta solución disminuirá la anchura de los carriles de la carretera que va desde la rotonda de San Antonio hasta la parada de Ibargarai, lo que facilitará que se calme el tráfico a nivel de velocidades en un puntos peligroso. «Queremos hacer de la vía pública un espacio más amable de cara a los peatones», señalan desde el consistorio.

Además, el proyecto contemplará reducir la pendiente de la rampa que da acceso al Espolón desde el paso de peatones que cruza desde San Antonio. El punto mejorará la accesibilidad al construir una nueva rampa menos inclinada y dentro de los parámetros que exige la normativa para facilitar la movilidad. En este punto también realizarán un paso de peatones elevado, y un segundo frente al número 39 de Ibargarai junto a la parada de autobuses. Con esta nueva aportación de 250 metros se da otro pasito en la red de 12,2 kilómetros de bidegorris por la villa de los 4,7 discurren por el interior del municipio y 7,5 fuera de la zona urbana.