Bergara y Senegal se dan la mano

Experiencia. Miembros cooperantes de la ONG Ndank Ndank muestran a los vecinos de Dionewar (Senegal) algunos bailes típicos./NDANK
Experiencia. Miembros cooperantes de la ONG Ndank Ndank muestran a los vecinos de Dionewar (Senegal) algunos bailes típicos. / NDANK

La última etapa del proyecto será la de evaluar y dar a conocer el programa en Bergara en las próximas semanas

IKER MURILLOBERGARA.

Este 18 de agosto fue la fecha escogida por los cooperantes de Ndank Ndank (ONG en favor de la interculturalidad, la sensibilización y la cooperación) para regresar a casa tras una estancia de dos semanas en la zona de Dionewar (Senegal). La visita al país africano no ha tenido un objetivo ocioso. Y es que, la principal labor de los cooperantes con la ONG no ha sido otra que la de dar inicio a la construcción de la escuela de educación infantil local.

Gracias al viaje emprendido por los miembros de Ndank Ndank, las obras de dicho centro «han cogido un ritmo muy rápido». Por si esto fuera poco, durante la estancia en la zona, los cooperantes han tenido la oportunidad de acercarse a la población local y realizar con ellos varias actividades como juegos, trabajos manuales o proyecciones de video entre otros.

La salud también ha tenido un papel protagonista durante estos días gracias a la labor que los cooperantes han realizado con la máquina de Uzuri Optikak. Gracias a esta máquina se ha podido graduar la vista de los vecinos y, después, repartir los pares de gafas que durante los últimos meses se han recogido entre los vecinos de Deba Goiena y alrededores.

Asimismo, también ha habido un importante espacio para la cultura y para la música también gracias a la fusión que han llevado a cabo cooperantes y senegaleses con instrumentos como la trikitixa, el pandero y una txalaparta formada con materiales e instrumentos típicos de la zona.

También se han fusionado bailes que aúnan ambas culturas y se ha organizado así mismo una competición de remo, logrando de esta manera recuperar la tradición perdida alrededor de veinte años atrás.

Cooperación y desarrollo

El proyecto culminaría con la tercera fase de evaluación al regreso y transmisión en Bergara de las aportaciones del programa. Los miembros de la ONG han confesado estar ya «inmersos» en esta fase del proyecto que vienen llevando a cabo desde principios de año y que culmina con esta parte del trabajo. «Las sensaciones a lo largo de estos días han sido maravillosas y ha sido una experiencia incomparable en la que se ha trabajado en favor de la convivencia y el trabajo en común. Ahora nos toca sentarnos a realizar una evaluación de lo vivido y un planteamiento sobre cómo poder presentar y acercar a nuestros vecinos la experiencia vivida y los resultados del trabajo que se ha hecho en la zona».