El Ayuntamiento pone en marcha el servicio de lenguaje de signos

Presentación. La rueda de prensa contó con la participación de la intérprete para acercar el contenido./
Presentación. La rueda de prensa contó con la participación de la intérprete para acercar el contenido.

Es una iniciativa pionera en Gipuzkoa que mejora la comunicación con los sordos | Una intérprete de signos participará en actos públicos y contactos privados con la administración municipal

JUAN A. MIGURA BERGARA.

La sala de comisiones con un docena de jóvenes con problemas de audición que dominan el lenguaje de signos sirvió, ayer, de escenario para la presentación del nuevo servicio municipal de lenguaje de signos que facilitará el acceso a la información y la comunicación al colectivo de personas con problemas auditivos.

La alcaldesa, Elena Lete, el director técnico de servicio sociales, Xabier Legorburu, y la responsable de la escuela local de sordos Aransgi, Mercedes Iñarra, presentaron las peculiaridades del servicio, y la intérprete Bego González convertía, con rápidos movimientos de manos, las palabras en signos legibles para el público invitado.

La apuesta municipal por la igualdad de oportunidades, como destacó Elena Lete, ha llevado al consistorio a promover el proyecto. Como primer paso los servicios sociales, así lo destacó Legorburu, solicitaron datos a la Diputación sobre el número de ciudadanos afectados por limitaciones auditivas. La cifra de 255 con distintos grados de incidencia, desde los que tienen mayores problemas para oír que son 77, a los 50 de mayor capacidad auditiva, y en en medio otros 85.

En contacto directo con Aransgi para conocer las necesidades reales de este colectivo se ha diseñado y puesto en marcha la iniciativa.

De una parte, cualquier personas que requiera del lenguaje de signos para una correcta comprensión podrá solicitar en el Ayuntamiento la presencia del intérprete, previa concreción de cita y hora, para relacionarse con cualquier nivel de la administración local, ya sean concejales, técnicos u otros.

Además, el Ayuntamiento adquiere el compromiso de que en todos actos, conferencias, visitas y otras propuesta municipales se podrá pedir la presencia de un intérprete de signos, y como tercera medida en esta primera fase, se incluirá en la web municipal un enlace con un símbolo específico que dirige al navegante a un fondo de vídeos informativos en el lenguaje de signos. Hasta la fecha son cuatro con la salutación de la alcaldesa, el funcionamiento de este nuevo servicio, la explicación de qué es el buzón del ciudadano y su funcionamiento. «La intención es ampliar el fondo en la medida de la demanda del propio colectivo», destacó Legorburu, que cerró su intervención con una petición a los sordos para que utilicen el nuevo recurso municipal.

Mercedes Iñarra, del centro local de Aransgi, empezó por agradecer el esfuerzo realizado por el Ayuntamiento, y señaló que es el primer servicio municipal como tal del Gipuzkoa. «Hay posibilidad de usar intérpretes de lenguaje de signos en otras entidades locales y provinciales pero a través de la asociación», explicó.

Con la intermediación de Bego Gonzalez, los jóvenes presentes reconocieron la importancia del programa, «para que el propio lenguaje de signos se haga más visible y para mejorar nuestro acceso a la información y la comunicación».

Cerca del medio siglo

La apuesta institucional bergaresa por el colectivo con problemas auditivos es una asentada tradición como demuestran los 48años de presencia en la villa de la escuela de sordos ubicada en Boni Laskurain, segunda abierta en Gipuzkoa tras la donostiarra, inaugurada en 1968. Atesora una dilata experiencia en todas las necesidades del colectivo de sordos y siempre ha apostado por sacar fuera de sus muros el lenguaje que más facilita la comunicación entre oyentes y no oyentes.

Un centro por el que han pasado generaciones de vecinos de las comarcas del Deba y el Urola, y que en el campo del lenguaje de signos también ha abierto en numerosas ocasiones las puertas a los oyentes para el aprendizaje de este lenguaje. Ya sean ciudadanos de a pie, profesores, familiares y amigos de sordos ha podido adquirir conocimientos a nivel de iniciación en este singular pragmático idioma.

Conocer el lenguaje de los signos tiene una dificultad de aprendizaje parecida a la de cualquier otro idioma, y como ocurre con los lenguajes orales, hay quien necesita u mayor o menor esfuerzo para adquirir el nuevo idioma. A diferencia de los lenguajes orales, por norma general, el de signos es algo más accesible al ser visual, pero también requiere de un esfuerzo personal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos