BKE y Ayuntamiento acuerdan la remodelación del campo de Agorrosin

Asamblea. Ratificado el acuerdo por unanimidad y a mano alzada por los 176 asistentes. /  B. M.
Asamblea. Ratificado el acuerdo por unanimidad y a mano alzada por los 176 asistentes. / B. M.

Para 2021 el campo de fútbol se ampliará hacia el caserío y será de hierba artificial | Una vez ejecutada la reforma por el Ayuntamiento recibirá la propiedad del campo de manos del club

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Cuatro horas después de que el gobierno municipal y directiva mahonera alcanzarán un acuerdo verbal en alcaldía, tras una semana de intensas negociaciones, los 176 socios del BKE que asistieron a la asamblea extraordinaria de la tarde del jueves, daban el visto bueno por unanimidad al acuerdo. Supone que el Ayuntamiento asuma la ejecución para 2021 de la primera fase del proyecto de remodelación integral del campo de fútbol de Agorrosin con traslado de la cancha de juego hacia el caserío Agorrosin, iluminación y vallado. Una inversión de unos 700.000 euros que asumirá el Consistorio. A cambio, el Ayuntamiento escritura a su nombre la propiedad del campo y todos los terrenos del BKE por un sistema de donación para minimizar los sobrecostes fiscales.

Entre las garantías que ha logrado el club están que la fase tiene que estar ejecutada para transferir la propiedad, y una primera cesión de uso preferente de la instalación por BKE de 30 años.

Como calificaron desde la Junta Directiva «la asamblea fue histórica» por la altísima participación y porque «desbloquea un obstáculo para el desarrollo de la entidad, ya que dispondremos de mejores instalaciones y no ahorraremos los gastos de mantenimiento del campo».

Tras el sí de lo socios, los mandatarios del club volverán a sentarse con el Ayuntamiento para la firma del convenio que dé inicio a la remodelación. El primer paso será la redacción del proyecto definitivo para todo el área de Agorrosin en base al anteproyecto redactado por la arquitecta de la Real Sociedad Izaskun Larzabal, que estará listo para comienzos del 2020 y que sufrirá cambios en la segunda y tercera fase.

Donde no habrá modificaciones será en la primera fase a realizar para 2021, que condiciona la donación del patrimonio. En este punto sólo sigue abierto el debate sobre el mantenimiento o no de parte de la pista de atletismo. Conlleva afianzar el firme de Agorrosin, trasladar el campo hacia la variante sustituyendo la hierba natural por artificial, colocación del vallado perimetral y luz artificial.

El Ayuntamiento se compromete a asumir gran parte del coste de esta primera inversión, en torno a los 700.000 euros. Espera el acompañamiento financiero de otros actores como Diputación o la Federación Guipuzcoana de Fútbol.

La necesidad de instalaciones para los chicos y chicas del BKE es una petición que los responsables del club llevan años reclamando con urgencia, pero la falta de fondos públicos ha retrasado la reforma más de lo deseado.

El compromiso del Ayuntamiento de ejecutar la reforma del polideportivo de Labegaraieta ha condicionado el poder de inversión del Consistorio en deportes para los ejercicios 2019 y 2020, con un proyecto que supera los dos millones de euros, por lo que Agorrosin deberá esper hasta el 2021.

Metros para otros proyectos

La segunda y tercera fase del anteproyecto usado como guía, en el proyecto definitivo tendrá cambios sustanciales. Se volverá a analizar cómo debe ser la futura grada de Agorrosin, la ubicación más apropiada para los vestuarios, una posible ampliación del edificio Agorrosin Gunea, la instalación de equipaciones deportivas y otros servicios en los casi 4000 m2 liberados con el movimiento del campo e incluso la posible ampliación del parking para coches en una zona saturada de usuarios entre otras opciones.

Esta segunda actuación no tiene fecha de ejecución y dependerá de la capacidad de inversión del Ayuntamiento y de las ayudas que puedan llegar.

Con la materialización del acuerdo, el Ayuntamiento conseguiría hacerse con el solar que los gobiernos de los últimos 30 años han pretendido pero ninguno ha conseguido materializar.

Entre las valoraciones que se apuntaron en la asamblea celebrada en el instituto Miguel Altuna, se incidió en que el fútbol podrá tener las instalaciones necesarias para su correcto desarrollo y Bergara ganará más de 14.000 m2 de instalación y un solar de cerca de 4.000 m2 en un lugar privilegiado que podrá dotar al pueblo de las instalaciones y servicios que demande.

Con este cambio, la junta conseguiría su principal objetivo desde que llegaran, el de disponer de las instalaciones necesarias y desprenderse del gasto que supone tener un campo de hierba natural para jugar un único partido cada quince días. En la actualidad, 15 equipos más la Futbol Eskola de chicos y chicas entrenan en el campo de Ipintza por la imposibilidad de hacerlo en Agorrosin, debido al alto coste de mantenimiento y la falta de luz artificial. El número total de deportistas se eleva a los 500.