Auzobide reclama a Diputación un carril bici hasta Ubera

Protesta. Una de las pancartas que pide un bidegorri./
Protesta. Una de las pancartas que pide un bidegorri.

J.A.M. BERGARA.

Los 4.000 metros que separan la gasolinera de Amillaga, donde muere el último tramo de bidegorri, y el barrio de Ubera amanecieron hace unas semanas cosidos de carteles y pancartas pidiendo un carril que comunique estos dos puntos con un carril bici. La demanda está firmada por la plataforma Auzobide, creada en 2014 por un grupo de vecinos de Ubera, San Juan y de la calle, que reivindican su construcción.

Después de unas cuantas peticiones al Ayuntamiento para que interceda ante la Diputación de Gipuzkoa, que tiene la competencia en la materia, y tras recibir siempre la misma respuesta, «la competencia es foral», muestran otra vez su enfado de forma pública porque no avanza en ningún sentido su petición.

Los integrantes de la plataforma señalan que entre las dos pedanías rurales hay unos 400 vecinos además de un polígono industrial con más de 35 empresas donde a diario se desplazan unos 700 trabajadores.

Consideran que es un colectivo suficiente para que puedan beneficiarse de un carril de estas características, que facilitaría los movimientos con mayor seguridad que en la actualidad, «tenemos que ir toreando los coches». Una infraestructura que podría «animar a muchos a cambiar los hábitos de movilidad en detrimento del coche». Además de «poder ser un revulsivo para los actuales usuarios de bicicletas o que se desplazan a pie», apuntan.

El planteamiento más realista sería crear por el arcén de la carretera ese carril debidamente señalizado, aunque reconocen que se deben superar algunos obstáculos en la actual configuración, como los puntos negros de la curva Elortza Bolu. Además, en varios lugares la calzada no dispone de suficiente espacio para crear el carril.

La propuesta de que transcurra junto al vial sería la más barata de la alternativas.

La plataforma pide al Ayuntamiento y a la Diputación que se reúnan con ellos y den una solución a la petición, «no querríamos entrar en manifestaciones y cortes de carretera», señalan.