Alberto Santana ofrece hoy una charla sobre la 'Historia de los caseríos de Bergara'

El ponente Alberto Santana. /  DV
El ponente Alberto Santana. / DV

J.A.M. BERGARA.

El término municipal bergarés conserva algunos de los caseríos más antiguos y característicos de Euskal Herria. Los caseríos Moztei, Zupide o Elorregi Haundi son algunos de los más antiguos y emblemáticos. Estos y otros muchos serán los protagonistas esta tarde de la conferencia que se ofrecerá desde las 19 horas en Irizar Jauregia, dentro del ciclo del 750 aniversario, que lleva por título 'Historia de los labradores y caseríos de Bergara', a cargo de Alberto Santana.

El ponente es un profundo conocedor de la materia como profesor de Historia del Arte e Historia Medieval del centro de la Uned en la villa, y como exdirector del Basque Studies Center de Boise State University (USA).

Ha estudiado estos y miles de caseríos más a lo largo de sus más de 25 años de investigaciones sobre la vivienda rural típica de Euskal Herria, donde dice que «llegó a haber hasta 40.000» caseríos. Su primer campo de trabajo fue precisamente el Alto Deba, una comarca que alberga ejemplares que «datan de los tiempos de los Reyes Católicos».

El académico deustuarra sostiene que los más antiguos que perduran «rondan los 500-520 años». Entre los más antiguos como el mencionado de Elorregi Haundi, al que Santana se referirá ampliamente durante la conferencia.

Los arcos de los caseríos

Según Santana, es un ejemplo prototípico de vivienda rural edificada originalmente en la Edad Media y reconvertida al estilo barroco de fachada con arcos que se prodigó tanto desde el siglo XVII. Y se prodigó precisamente en el Alto Deba porque «fue aquí donde se empezó a ver esta tipología arquitectónica».

Santana afirma que las tan espectaculares fachadas con arcos nacieron en Debagoiena, y con el tiempo el modelo fue a otras comarcas y provincias vascas.

Santana es autor de varios libros sobre el caserío vasco estudiado desde una óptica arqueológico-histórica. Esta labor de campo le ha llevado a descubrimientos sorprendentes, como por ejemplo que la totalidad de los caseríos guipuzcoanos y la mitad de los vizcaínos tienen su origen en un lagar. «La máquina habitada», en palabras de Santana. En Gipuzkoa, los primeros caseríos fueron lagares en la mayoría de los casos. «Hubo 9.000 caseríos lagar en tierras vascas y nos quedan ahora varios centenares. Es un caso único en Europa». Primeramente se erigía la estructura de madera del lagar y luego se forraba aquello con las cuatro paredes exteriores.

«El caserío, como logro arquitectónico, nació a finales del siglo XV. Los mandaron construir los labradores libres. Los caseríos no tienen padre ni madre, no tienen precedentes. Las edificaciones anteriores eran bordas, cabañas que no se han conservado», señala Santana.

 

Fotos

Vídeos