El ayuntamiento pone en marcha un servicio de asesoramiento sexual

La sexóloga Montse Velasco, junto a la concejala de Bienestar Social, Karmele Uribarri. / JOXEBI
La sexóloga Montse Velasco, junto a la concejala de Bienestar Social, Karmele Uribarri. / JOXEBI

JOXEBI RAMOS ARETXABALETA.

El próximo lunes se pondrá en marcha el servicio de asesoramiento sexual de Aretxabaleta. Este servicio municipal es gratuito y pretende orientar en este ámbito, dar información e impulsar una actitud positiva.

Su propósito es aconsejar a personas de todo tipo, alejándolos de los estereotipos, miedos y prejuicios que suelen haber en este mundo. También impulsar la normalización de cualquier manera de vivir la sexualidad.

El servicio estará disponible cada dos lunes, de 16.00 a 18.00 horas, en la oficina de prevención, situada en el último piso del edificio de al lado de la iglesia. El servicio lo dará la sexóloga Montse Velasco. Está orientado a todos los atxabaltarras, sin distinción de edad, sexo o cultura.

Este nuevo servicio que se ofrece desde el consistorio atxabaltarra se dará en principio hasta julio, cuenta con una partida de 2.000 euros y en función de la demanda se planteará darle continuidad.

Para aclarar las dudas que puedan haber en torno a la sexualidad, se ponen en marcha este servicio, al que se podrá acudir solo, en pareja o en grupo.

Para ponerse en contacto con el servicio se puede acudir directamente a la oficina de prevención, sita en la biblioteca vieja, en el segundo piso, llamar al teléfono 943 711 862 o a través del mail sexologia-aholkularitza@aretxabaleta.eus.

Orientación y prevención

Como señala la concejala de Bienestar Social, Karmele Uribarri, «se trata de ofrecer una orientación o prevención sexual un poco a parte de la que puede ser patológica o funcional. Sobre todo va dirigido a personas que tienen problemas de conductas de relación. Cosas que el servicio de salud ya atiende, no va dirigido a ese tipo de situaciones. Son problemas en cuanto a conductas, identidades distintas como puede surgir en alguna cuadrilla, que haya una persona trans y cómo encaminar esas cosas. O en cuanto a relaciones de pareja donde la mujer no sabe decir que 'no' o puede tener conceptos en ese sentido. Va un poco encaminado a orientar sobre miedos y prejuicios. Está abierto a los atxabaltarras de cualquier edad que así lo deseen».

Respecto a cómo se diferenciará si deben ser atendidas estas personas que acudan a este servicio de asesoramiento sexual, Uribarri comenta que «si la sexóloga ve que es una cosa que no entra en su competencia, le derivará al ginecólogo, al urólogo, a la matrona o a la que considere que debe atenderle según su caso».