Buscan al autor del atraco a mano armada de un banco en Eskoriatza

Imagen del individuo entrando en la sucursal del banco. / RR SS
Imagen del individuo entrando en la sucursal del banco. / RR SS

El ladrón, que huyó con el botín, perpetró el asalto dos minutos antes de las 14.30 horas, cuando cierra la sucursal

j. ramos / a. aldaz
J. RAMOS / A. ALDAZ

Se busca atracador de banco. La Ertzaintza mantiene abierta una investigación para tratar de localizar al individuo que el viernes ha asaltado a punta de pistola -se desconoce si era simulada o era un arma real- una sucursal del Banco Santander en Eskoriatza.

Faltaban dos minutos para que la oficina bancaria cerrara sus puertas al público. En ese momento, un hombre que se cubrió la cabeza con un gorro y ocultó su rostro con unas gafas de sol entró por la puerta. Las cámaras de seguridad de la entidad captaron su imagen, la misma que horas después difundía la Ertzaintza entre comerciantes de los alrededores para tratar de identificar al hombre.

Exterior de la sucursal bancaria atracada.
Exterior de la sucursal bancaria atracada. / Joxebi Ramos

Los hechos sucedieron a las 14.28 horas, en la sucursal situada en Santa Ana auzoa 21, en pleno centro del municipio. El Departamento vasco de Seguridad confirmó que unos minutos después recibió el aviso desde la central de alarmas del banco de que se había producido un atraco. El ladrón asaltó el local a punta de pistola, según las mismas fuentes, aunque queda por confirmar si era simulada. Exigió el dinero a la subdirectora de la sucursal, que en ese momento se encontraba en el interior. Al parecer, no había ningún cliente dentro y la mujer era la única persona presente. Tras coger el botín, el hombre huyó del lugar, sin que levantara sospechas en el lugar. La empleada se encontraba «tranquila y bien», a pesar del susto, según indicaron fuentes conocedoras del caso. En la oficina trabajan habitualmente dos personas.

Fue la llegada de las patrullas de la Ertzaintza la que alertó a los comerciantes y vecinos. Sobre las cuatro de la tarde, en el interior de la sucursal permanecían varios agentes en busca de huellas dactilares que permitieran identificar al autor de los hechos. Junto a ellos había varias personas, al parecer, responsables de la entidad financiera para intentar colaborar. Este periódico se puso en contacto con el Banco Santander pero la firma rehusó aportar cualquier información al estar el caso en manos de la policía.

No tardó en empezar a circular por el servicio de mensajería móvil Whatsapp la captura de la cámara de videovigilancia en la que aparecía el sospechoso. La imagen fue mostrada por ertzainas a varios comerciantes de la zona, por si pudieran aportar información o cualquier detalle que ayudara a dar con el autor de los hechos.

Una de las condenas más destacadas contra atracadores fue la dictada por la Audiencia de Gipuzkoa el año pasado, que elevó en seis años las penas para tres atracadores que mantuvieron en alerta a la Policía durante meses. Sus miembros cometieron entre mayo y agosto de 2014 tres robos con intimidación a bancos e intentaron hacer lo mismo en una cuarta entidad. El tribunal le impuso penas que suman 36 años de prisión. Dos de los sentenciados cometieron los robos cuando eran reclusos en la prisión cántabra de El Dueso y disfrutaban de permisos carcelarios. En sus operaciones utilizaban caretas de látex.