Las trabajadoras de ayuda a domicilio cumplen un mes de huelga

Huelga. Las trabajadoras durante la protesta del pasado 5 de julio en Herriko plaza. / ELA
Huelga. Las trabajadoras durante la protesta del pasado 5 de julio en Herriko plaza. / ELA

Rechazan las propuestas de la empresa Clece Zaintzen como solución al conflicto | La clave de la resolución del problema pasa por alcanzar un acuerdo para un convenio colectivo que regule las horas laborales

IKER MURILLO ARRASATE.

Las trabajadoras de la ayuda a domicilio de Arrasate cumplen un mes de huelga sin que haya ningún acuerdo entre las partes. El objetivo de la huelga, iniciada el pasado 19 de junio, es la mejora de las condiciones laborales de las 26 trabajadoras que conforman el servicio de ayuda a domicilio de Arrasate.

Tras un mes de protestas, movilizaciones y una reunión celebrada el pasado 11 de julio entre representantes de las trabajadoras, el Ayuntamiento y la empresa UTE Clece Zaintzen, han declarado que siguen sin tener ninguna solución a su conflicto.

Por otro lado, en un comunicado enviado con motivo del mes de huelga, las trabajadoras y sindicato han querido «denunciar firmemente la actitud que ha tomado el Ayuntamiento en estas reuniones». Se han hecho eco, además, de que la solución al problema va más allá de lograr las bajas al 75%, a pesar de que el Ayuntamiento ha afirmado en anteriores ocasiones que es «una buena propuesta».

En este sentido, las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio y representantes de ELA han denunciado lo que consideran un trato de favor del Ayuntamiento hacia la empresa, afirmando que «el Ayuntamiento, ante nuestras réplicas, intenta convencernos a nosotras en vez de dirigirse a Clece y presionarles. Claramente se convierte en su aliado y, además, se reúne con el colectivo de trabajadoras para decirles lo mismo y justificarse. Lo que tiene que hacer es reunirse con la empresa y solucionar el tema de una vez, y no con nosotras».

Mediante el comunicado, se han reafirmado en que la solución está en «un convenio colectivo que regule nuestras condiciones laborales de horas públicas y privadas». Por otro lado, también se han reafirmado en sus exigencias de la no penalización de la enfermedad y el 100% del salario en casos de baja por enfermedad común.

Horas públicas y privadas

La negociación sobre las horas públicas y privadas es uno de los principales focos en donde se están centrando las protestas de las trabajadoras. «El Ayuntamiento nos comenta que no puede hacer nada para regular las horas privadas. Nos dice que aumentarán el precio de licitación para garantizar nuestras condiciones; pero en la práctica, saben perfectamente que eso no sirve para nada si nuestro salario proviene fundamentalmente de horas privadas», han denunciado las trabajadoras.

Además, acusan al Consistorio de haber «optado por la precariedad» y se defienden diciendo que las trabajadoras de Arrasate «no hemos decidido estar en esta situación, no hemos decidido que se privatice cada vez más el servicio, ni que nuestras condiciones laborales sean precarias, ni estar en huelga».

Declaran, por lo tanto, que la situación al conflicto no está en sus manos y defienden que se visibilice más su trabajo y que no se les haga «pequeñas». «Si los trabajos de cuidados son tan fundamentales, tal y como declararon en el pleno del 10 de julio, ¿por qué es nuestra situación tan extrema? ¿Dónde están los compromisos políticos que adoptó este Ayuntamiento para afrontar la brecha salarial entre hombres y mujeres el 8 de marzo?», han declarado mediante el comunicado que han hecho público.

 

Fotos

Vídeos